¡Fácil culpar a Fidel Herrera!

Exiliado el rey, muerto el rey
Escenarios
Veracruz, 25 de octubre de 2015.-

1
Según algunos contadores, el anuncio del gobernador de que pagará el 90 por ciento de la deuda bancaria que heredó de Fidel Herrera es un reality-show, un rollo, un cuento chino.

Por lo siguiente:

Una parte del pago, dijo, será con cargo a las participaciones federales.

Pero cada vez tales están saliendo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público etiquetadas, es decir, con un destinatario concreto y específico.

Más aún: el 80 por ciento de las participaciones federales ya están desde ahora comprometidas con el pago de la deuda.

Y, por tanto, sólo quedaría el 20 por ciento de las mismas que por demás, y para evitar la llamada “Operación licuadora” que consiste en desviar a otros programas, a otras regiones y/o a otros bolsillos los recursos federales, tienen una vigilancia drástica con lupa.

Por eso mismo, incluso, el senador Pepe Yunes Zorrilla ha cabildeado más de tres mil millones de pesos federales para presidentes municipales y productores de Veracruz y los pagos han sido en forma directa a los beneficiados, a una cuenta bancaria de ellos, sin pasar por la Secretaría de Finanzas y Planeación, donde la fama pública es la ordeña.

Y/o como ha denunciado el CDE del PRD de que las están jineteando en el mundo bursátil, de igual manera como aplicara Agustín Acosta Lagunes en su sexenio.

Por eso, resulta extraño y raro que ahora el Jefe Máximo del Priismo anuncie que así pagará parte de la deuda.

Una tomadura de pelo aseguran los contadores.

Y más, cuando, y por ejemplo, la ANUIES, que aglutina a las universidades públicas de la república, gestiona desde el sexenio de Vicente Fox Quesada, que el subsidio federal sea depositado en forma directa a sus cuentas bancarias, pues cada gobernador suele meter la mano al cajón.

Por eso, incluso, la rectora Sara Ladrón de Guevara ha reclamado el pago de 400 millones de pesos federales que la SEFIPLAN le ha retenido de manera inexplicable.

2
El señor Javier Duarte también aseguró que utilizará el Impuesto del 3 por ciento a la nómina para pagar el 90 por ciento de la deuda bancaria heredada por Fidel Herrera Beltrán, oh paradoja, hace cinco años.

De entrada, resulta insólita tal postura, pues Duarte se desempeñó como subsecretario y secretario de Finanzas y Planeación en el fidelato.

Además, fue candidato a diputado federal y legislador en funciones y candidato a gobernador y gobernador electo y aun así continuaba manejando la SEFIPLAN.

Ahora, cuando el fogoso fue desterrado de Veracruz y del país como cónsul de México en Barcelona, desde el duartismo le llueve duro y tupido, como si de hecho y derecho ambos hubieran roto su relación amical.

En fin…

En fin que si la deuda bancaria del fidelato será pagada por Duarte con cargo al Impuesto sobre la Nómina, primero habría de ver si los hoteleros pagan el aumento del tres por ciento, pues todos ellos están molestos.

Más todavía: el senador Héctor Yunes Landa anunció una controversia constitucional para descarrilar el Impuesto del 3 por ciento a la Nómina aprobado por la LXIII Legislatura y ya se verá el resultado de la Suprema Corte de Justicia de la nación, pues y por lo pronto, camina Veracruz con tal agenda pública.

Entre tanto, el exgobernador Dante Delgado Rannauro fue categórico cuando recordara que con el programa Solidaridad, sin impuestos a la nómina, realizó el más ambicioso programa de infraestructura en cada pueblo de Veracruz, sacudiendo la conciencia social con la participación de la gente beneficiada.

3

Más aún, está claro: el dinero del Impuesto a la Nómina fue contemplado para promover el turismo del país y del extranjero a Veracruz.

Y más allá de que en la pasarela hablan de desvíos millonarios, y/o en todo caso, el destino bajo sospecha de los recursos captados, disponer de tales fondos para pagar el pasivo bancario del fidelato, como se afirma, resulta un ejercicio autoritario del poder sexenal.

Por añadidura, se ha incidido en la demagogia pura cuando, y por ejemplo, el gobernador dice que con tales recursos (de las participaciones y la nómina) “podremos atender los compromisos más urgentes del gobierno”.

Hoy, sin embargo, para el duartismo lo único importante es ganar las elecciones de gobernador y diputados locales el año entrante, y para tal, y en la lógica de Dante Delgado, se necesitan dos mil millones de pesos. Mil millones por arriba de la mesa y otros mil millones en las cañerías de la política.

Así, todo el dinero que de aquí en adelante sea captado por la SEFIPLAN será guardado en un chochinito para el gasto electoral del año entrante, mientras por ahí van cubriendo abonitos para apaciguar la protesta de todos los sectores, desde constructores hasta proveedores y magnates periodísticos, a quienes les adeudan, y de paso, quizá, a la Universidad Veracruzana.

4
Con todo, Fidel Herrera ha quedado mal parado y por el mismo Javier Duarte, quien fuera su empleado y a quien le debe todo, desde los únicos cargos públicos y la gubernatura, entre ellos, hasta su enseñanza de la política y su presunta riqueza construida en el sexenio anterior.

Por aquí el fogoso fue enviado a Barcelona desde el duartismo le está lloviendo.

Ya se verá el lado de los diputados federales Jorge Carvallo, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva en esta nueva encrucijada de la dupla Fidel y Duarte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here