La capital mexicana cayó de nuevo en emergencia ambiental por ozono. Tras pasar más de tres semanas dentro de los límites permisibles de polución en el aire, este lunes rebasó ese parámetro, por lo que fue declararada la Fase 1 de contingencia ambiental. El Gobierno de la Ciudad implementó desde marzo severas medidas para mitigar la contaminación, pero la alta presión registrada en el centro del país y la debilidad del viento impidieron la dispersión de contaminantes, por lo que los capitalinos deben ajustarse de nuevo a las medidas reforzadas del programa ‘Hoy no circula’.

El sitio de monitoreo atmosférico del Gobierno de la Ciudad reportó alrededor de las 15:00 horas que el ozono había llegado a 161 puntos, cuando el límite fijado como ‘normal’ son 150. Por ello, la Comisión Ambiental de la Megalópolis hizo el anuncio oficial y recomendó suspender las actividades al aire libre, particularmente las deportivas.

Con las horas el ozono siguió concentrándose: apenas habían pasado dos tras el decreto de la Contingencia Fase 1, cuando el monitor oficial del aire reportó un incremento de otros siete puntos en el índice de ozono, llegando a 168. La causa, según Protección Civil, fue la baja velocidad de los vientos -entre 15 y 30 kilómetros por hora-, lo que genera altas temperaturas y poca dispersión de las partículas en el aire.

Pasado el mediodía la temperatura había alcanzado los 26 grados centígrados, mientras la radiación solar llegó al nivel 9, que está calificado como “muy alto” y durante el cual se recomienda no salir a la calle.

Las medidas que aplican automáticamente al entrar la Fase 1 de la Contingencia son el refuerzo del programa Hoy no Circula, con el que deberán descansar dos números de matrícula de los coches en lugar de uno; así como la inclusión del transporte de carga en este plan, que los obligará a descansar según su número de matrícula.

La Ciudad de México entró en una etapa de emergencia ambiental en marzo pasado, cuando el Gobierno decretó la primera contingencia ambiental en 14 años, luego de tres semanas en que no mejoraba la calidad del aire. Para disminuir la polución, el Gobierno decidió extender el programa ‘Hoy no Circula’ que limita el número de vehículos en circulación y obliga a todos los coches a descansar al menos un día a la semana y un sábado al mes. En caso de que el índice de ozono rebase los 150 puntos, la Ciudad entra en Fase 1 de contingencia y son dos matrículas por día las que dejan de circular.

Los capitalinos están habituados al cielo grisáceo y se asombran cuando el aire es tan claro que se vuelven visibles las montañas y volcanes que la rodean. La mala calidad del aire es la regla y no la excepción, pero durante los últimos dos meses, esta situación superó lo cotidiano. El alcalde Miguel Mancera ha explicado que esto no obedece a una intensificación de la polución, sino a que el estándar para medirla se volvió más estricto, con el fin de tomar medidas antes de que se convirtiera en un problema de salud pública. Así, según Mancera, en la década de los noventa el índice de ozono llegó a superar los 200 puntos sin que se decretara una contingencia, mientras que ahora se declara desde que llega a 151.

Estos estándares fueron modificados por la Comisión Ambiental de la Megalópolis, un organismo conformado por los Estados de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y la Ciudad de México para atender los problemas ambientales comunes, como el de la contaminación en el aire. Una parte importante del humo que se respira en la capital proviene de las industrias ubicadas en el Estado de México e Hidalgo, según ha dicho el alcalde, quien también ha señalado como responsables a los miles de conductores que todos los días ingresan a la capital en sus coches desde esas entidades aledañas.

La Ciudad instaló hace unas semanas un Comité científico-técnico para atender el problema con la asesoría de expertos. En el evento de presentación, el alcalde aplaudió la presencia del ministro de Salud federal, José Narro, y destacó su ausencia dentro de la Comisión, como parte de sus reclamos por la responsabilidad no compartida en esta emergencia, que durante abril provocó un aumento de casi 10% en las enfermedades respiratorias entre los capitalinos.

La Comisión acordó también otras medidas, como la prohibición al transporte de carga para ingresar a la Ciudad de México por las mañanas y la oferta de viajes gratuitos a la ciudadanía en vehículos oficiales que llevaran la misma ruta.

El plan de emergencia ambiental concluirá oficialmente el próximo 30 de junio, pero sus medidas podrían endurecerse aún más tras su conclusión, según el ministro de Medio Ambiente federal, Rafael Pacchiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here