CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio de 2016.- Petróleos Mexicanos (Pemex) pierde cada hora casi dos millones de pesos (111.000 dólares) por el robo de combustible, delito que contribuye de manera significativa a las finanzas del crimen organizado. Cabe señalar que en el primer trimestre de 2016, el número de tomas clandestinas en la red de ductos de la petrolera aumentó 12,3% respecto del mismo periodo de 2015, al pasar de 1.211 a 1.360. Asimismo, los robos se dan principalmente en zonas cercanas a refinerías donde el ducto es perforado sin precaución alguna y luego es conectado a un camión cisterna. La actividad repercuta en el medio ambiente y ha ocasionado incendios en diversas ciudades del país. Las localidades donde el año pasado se encontró el mayor número de tomas se localizan en Tabasco, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Jalisco. Pemex destaca que sólo en el año pasado, la cifra ascendió a 5.252 tomas, en respuesta a una solicitud de información

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here