IMG_6929

INCERTIDUMBRE E INDEFINICIÓN DEJAN FUERA A OAXACA DE DECLARATORIA DE LAS ZEE

Flor Hernández/Oaxaca

La complejidad en la tenencia de la tierra de Oaxaca y la indefinición respecto a los incentivos fiscales que habrán de otorgarse a empresas nacionales y trasnacionales que pretendan instalarse en la Zona Económica Especial (ZEE) del Istmo de Tehuantepec, dejaron fuera al estado de la primer declaratoria que realizó el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, este jueves en Puerto Chiapas.

El coordinador general de Zonas Económicas Especiales de la Secretaría de Economía (SE) estatal, Ahmed Durán García, confirmó que el motivo por el cual no se concretó el nombramiento, se debe a la ausencia de homologación jurídica respecto a la propiedad, y la falta de leyes que permitan establecer beneficios tributarios.

De acuerdo al Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, el 80 por ciento de la tierra en Oaxaca es de carácter social, es decir, comunal y ejidal, los cuales cuentan con leyes diferentes a la propiedad privada, lo que genera una mayor complicación para el establecimiento de negocios.

Este jueves se presentaron como ZEE, Puerto Chiapas, en Chiapas, Lázaro Cárdenas, en Michoacán, y Coatzacoalcos, en Veracruz, quedando pendiente Salina Cruz, en Oaxaca.

Durante la declaratoria de los polígonos se indicó que se estima recibir una inversión de 5,300 millones de dólares y que genere 12,000 empleos en los siguientes tres años.

El dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Oaxaca, Raúl Ruiz Robles, coincide con el funcionario estatal respecto a la problemática de la entidad en ambos rubros, pero asegura que “la exclusión del estado de este primer paquete no es un mensaje positivo”.

Ante ello, solicita que la federación se pronuncie respecto al tiempo que deberá esperar el Istmo de Tehuantepec, para ingresar en el esquema de incentivos fiscales especiales, frente a la parálisis económica causada por el terremoto de 8.2 grados ocurrido el pasado 7 de septiembre.

SE DECONOCEN INCENTIVOS

Señala que pese al trabajo realizado por la dirección de Zonas Económicas Especiales, que encabeza el expresidente nacional de la Confederación, Gerardo Gutiérrez Candiani, los empresarios del estado aún no han sido informados sobre el tipo de condiciones preferentes que tendrán las empresas que inviertan en el polígono de Salina Cruz.

“Vemos con buenos ojos que hayan considerado a nuestro estado como polo de desarrollo, sin embargo, tenemos muchos pendientes por resolver como oaxaqueños, entre ellos la tenencia de la tierra y la falta de gobernabilidad en la zona. Además, no sabemos qué tan tarde o temprano estamos llegando al esquema de ZEE que tiene ya 58 años en el mundo”, afirma.

Mientras tanto, el funcionario estatal detalla que los desastres naturales acontecidos a lo largo del año en la región: sequía, inundaciones y actividad sismológica intensa, no influyeron en la dilación de la declaratoria de Zona Económica Especial.

“En cuanto haya una publicación, las empresas podrán realizar las licitaciones y se reactivará la economía de la región y de todo el estado, porque Oaxaca carece de una industria formal”, indica.

Sin embargo, el líder de la Coparmex apunta que existen mecanismos más expeditos para acelerar la creación de empleo y no sólo en la región, sino en todo el estado, tales como la reducción de cargas fiscales en nóminas y de seguridad social, además eliminar la burocracia en la apertura de negocios, así como combatir la corrupción.

Por su parte, el dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Oaxaca, Carlos Guzmán Gardeazábal, confía en que a más tardar el próximo año el polígono de Salina Cruz cuente con la declaratoria de ZEE.

“La Zona Económica Especial que habrá de decretarse en la entidad avanza despacio, pero existe certidumbre respecto a su instalación y éxito”, afirma.

Y adelanta que por el momento, las empresas que integran la Canacintra en el estado, carecen de un proyecto para instalarse en la región del Istmo. En todo caso, refiere, su labor sería de prestadores de servicios para las grandes empresas que lleguen a la entidad.