La cifra sin precedentes en la creación de empleos es uno de los logros más relevantes del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, de cara al último año de su administración.

Detrás de los más de 3.3 millones de puestos de trabajo que han sido creados están diversos factores en los que el Ejecutivo federal basó su estrategia desde que asumió la Presidencia, uno de los cuales ha sido preservar la estabilidad macroeconómica a partir de finanzas públicas sanas y una política monetaria responsable.

El gobierno federal ha priorizado el combate a los desequilibrios económicos, al considerar que es el elemento más nocivo para la creación de empleos y la remuneración salarial, aunado a que la preservación de la estabilidad económica genera confianza y certidumbre en los mercados.

Aseguró que un elemento decisivo para la creación de empleos fue el incremento en la inversión del sector privado, pues en cinco años México recibió 156 mil millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED), lo que también supera lo obtenido en cualquier otro sexenio.

En tanto, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) comprometió tres billones y medio de pesos para proyectos productivos, y por primera vez en 23 años, el Producto Interno Bruto (PIB) del país aumentó a tasa anual en todos los trimestres de una misma administración.

El Ejecutivo federal afirmó que al menos 97% de los compromisos firmados en su administración se cumplirán durante del año próximo, y pese a que entre ellos no estaba el tercer eje, que es la agenda de reformas estructurales, éstas tuvieron un impacto positivo en distintos ámbitos de la economía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here