75GW7GVUNL

La posible alza de precios de tortillas enfrenta a comerciantes y autoridades

Expansión.

Comerciantes de tortillas en México rechazaron este miércoles las críticas del gobierno federal, y aseguraron que el potencial incremento de los precios de sus productos está justificado por el alza de insumos como el maíz, la energía y los combustibles, en medio de una inflación que se ubica en máximos en 16 años.

En los primeros 11 meses de 2017, el precio de la tortilla -alimento básico en la dieta de los mexicanos- acumuló un aumento del 6.83%, superando ligeramente a la inflación general, de acuerdo con un cable de Reuters.

Los productores advirtieron que en los próximos días se verán obligados a subir sus precios entre 1.5 y 3 pesos por kilo. El precio ponderado nacional es de 14.01 pesos por kilo, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercado de la Secretaría de Economía.

“Mis proveedores me traen la masa en automóvil y si sube el costo de la gasolina es obvio que ellos tienen que ajustar sus precios”, dijo Jorge García, encargado de una tortillería en Ciudad de México.

“Me van a tener que subir la masa y, subiendo el gas, entonces vamos a tener que hacer ajustes (…) yo no puedo trabajar con otra cosa que no sea a gas”, afirmó.

Los precios del combustible -que en algunos puntos comenzaron a subir desde el último día de 2017- aumentarían en promedio 6.9% en 2018 por una actualización impositiva, a lo que se sumaría la volatilidad de la moneda y el aumento del precio del barril de crudo, según cifras de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas).

El precio del gas licuado de petróleo (GLP) también subió, en promedio, 25% el año pasado, según datos oficiales. Al mismo tiempo se han incrementado las tarifas eléctricas, por lo que el titular de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas justificó el aumento.

“No es ninguna declaración anticipada, tampoco se está promocionando un incremento de precios”, dijo el miércoles Lorenzo Mejía, líder del gremio, a una radio local.

Sin embargo, el gobierno mexicano sostuvo que el aumento no se corresponde con la realidad, intentando poner paños fríos en momentos en que la inflación alcanza máximos en 16 años y con las elecciones presidenciales de julio a la vuelta de la esquina.

“Que en este momento digan que van a hacer un aumento es injustificado. No vemos las condiciones de mercado para que esto suceda”, reclamó el subsecretario de Industria y Comercio, José Rogelio Garza, quien aseguró que el precio de la tortilla se vino ajustando a lo largo de 2017.

El martes, la Secretaría de Economía advirtió que las declaraciones de los tortilleros podrían ser violatorias a la Ley de Competencia Económica, reportó la agencia Notimex.

Economía agregó que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ha remitido cartas para advertir que este tipo de declaraciones pueden llegar a constituir prácticas monopólicas absolutas, al tratarse de acuerdos entre competidores y tomados con el objetivo de manipular los precios.

Refirió que el precio de la tortilla se ajustó en 2017, de acuerdo con el impacto proporcional en la variación del precio de algunos de sus insumos, en particular los energéticos.

Subrayó que las declaraciones con relación al incremento en el precio de la tortilla carece de fundamento, porque el costo de la tonelada de maíz blanco se mantiene 11% por debajo de su precio de hace un año, siendo éste el principal componente del costo de un kilogramo de tortilla.

“Hacer una declaración anticipada de un ajuste coordinado de precios en cualquier sector de la economía es una violación flagrante a las leyes de competencia económica”, aseveró el titular de la dependencia, Ildefonso Guajardo Villarreal.

El funcionario federal dijo que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) vigilará y, en su caso, sancionará cualquier aumento arbitrario en los precios de ese alimento, e intensificará su monitoreo y verificación en los expendios de masa y tortilla, así como en los principales establecimientos comerciales del país.

Añadió que el gobierno federal está listo para utilizar todos los instrumentos con los que cuenta, a fin de contener los aumentos injustificados a los precios del producto.

En tanto, el titular de Profeco, Rogelio Cerda Pérez, declaró este miércoles en Nuevo León que no se justifica el aumento de la tortilla en ningún punto del país.

“El líder de una organización de molineros y productores de tortilla, un señor de apellido Mejía, entiendo se llama Lorenzo, hizo un anuncio en mi opinión, sin sustento que justifique su postura”, afirmó.

“Hemos hablado con otros líderes gremiales y dicen que no ven inminentemente un aumento en el precio de la tortilla”, sostuvo.

“No ha ocurrido un aumento brusco”

En enero del año pasado la gasolina y el diésel aumentaron 20% como parte de un proceso de liberalización gradual de los precios en el mercado, que culminó en noviembre.

Esa alza desató fuertes protestas y saqueos a comercios, lo que llevó al gobierno y a empresarios a anunciar un acuerdo para evitar aumentos de precios que presionaran la inflación. Los dimes y diretes de los últimos días hicieron recordar a los mexicanos esos momentos.

Intentando calmar las aguas, Pemex rechazó comentarios sobre “supuestos” aumentos del combustible y aseguró que mantendrá su política de precios graduales. Pese a la apertura del mercado, la petrolera sigue siendo la mayor comercializadora de gasolinas en México, que importa más del 50% del combustible que consume.

“Pemex reitera que la fórmula que determina los precios de las gasolinas y diésel al mayoreo en México contempla mecanismos que reducen su volatilidad, por lo que no existe ningún fundamento para estimar un aumento brusco en dichos precios, lo que no ha ocurrido”, dijo la firma en un comunicado.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) dijo que los precios en el centro de México de la gasolina Magna de Pemex -que representa más del 80% de las ventas totales- se habían elevado 1.3% comparado con precios promedio a finales de noviembre.

Ricardo Caballero, quien llenaba el tanque de su vehículo en una gasolinera de Ciudad de México, aseguró que el incremento es un hecho. “Con estos constantes aumentos se desbalancea toda la planificación de los gastos básicos de la casa”, sostuvo.

Con información de Reuters, Notimex y Félix Córdova.