CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) –

Pemex prepara una nueva ronda de campos, que busca agrupar en siete clústers, en los que buscar nuevos socios a través de los llamados ‘farm outs’ o asociaciones con empresas privadas.

La petrolera mexicana planea poner al mercado estos grupos de campos durante 2018, según datos de una presentación a inversionistas. A ellos se sumará de nuevo el bloque Ayín-Batsil, que el año pasado no logró encontrar socios en una licitación.

Todos los campos se encuentran en zonas terrestres entre Tabasco, Chiapas y Veracruz, y suman unas reservas 3P —las reservas totales, incluyendo las que quizá no puedan extraerse— de 392 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. El monto de estos clústers, que se componen a su vez de pequeños campos, es similar a los 359 millones de barriles de reservas 3P de Ayín-Batsil, un bloque en aguas poco profundas que Pemex licitó sin éxito el año pasado.

La presentación de la petrolera no detalla en qué momento piensa lanzar a concurso estos clústers, y anticipa que el bloque Ayín-Batsil debe salir para el primer semestre del año. Pemex no estuvo disponible de inmediato para responder a la petición de entrevista de Expansión.

La compañía que ahora dirige Carlos Treviño, tras la salida de José Antonio González Anaya a finales del año pasado, ya ha logrado hacerse con tres socios a través de los proceso de ‘farm outs’, uno en aguas profundas, con el campo Trión, y otros dos en aguas someras.

Pemex espera que estas asociaciones le permitan impulsar la exploración y explotación de áreas a las que no ha podido destinar la suficiente inversión. La petrolera mexicana quiere repuntar sus niveles de producción, que llevan declinando desde 2004.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here