Agentes fronterizos de Estados Unidos retienen sistemáticamente a familias, bebés incluidos, en celdas con temperaturas extremadamente frías cuando son detenidos en o cerca de la frontera, denunció el grupo civil Human Rights Watch (HRW).

En un informe publicado este miércoles, el organismo de derechos humanos destacó además que las autoridades separan de manera rutinaria a hombres adultos y adolescentes de otros miembros de la familia, lo que es contrario a las política oficial de mantener a las familias unidas.

Titulado “En la ‘hielera’: condiciones abusivas para las mujeres y los niños en las celdas de detención migratoria en Estados Unidos”, el informe se basa en entrevistas a 110 mujeres y niños, que relatan condiciones de detención degradantes y perjudiciales especialmente para los menores de edad.

“Las prácticas persistentes en las celdas de detención migratoria son degradantes y punitivas”.
Michael García Bochenek, asesor jurídico principal de la división de derechos del niño de HRW.

García Bochenek añadió que las autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) “deberían mantener unidas a las familias y no deberían retener a los niños durante la noche en celdas de detención”.

La detención y la separación familiar tienen graves consecuencias perjudiciales para el bienestar mental, especialmente para aquellos que ya han sufrido un trauma y que huyen de sus países de origen después de ser víctimas de violencia u otro tipo de acoso.

El tiempo que pasaron en las celdas de CBP constituyó el período de reclusión “más difícil y traumático” para las mujeres y los niños detenidos por las autoridades de inmigración estadunidenses, según un estudio llevado a cabo por un equipo de psicólogos en 2015.

Todos los inmigrantes detenidos tienen derecho a ser tratados con dignidad y humanidad, y los niños tienen derecho a salvaguardas específicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here