La incertidumbre política interna como un obstáculo al crecimiento económico de México obtuvo el mayor porcentaje de respuestas entre economistas consultados por el Banco de México (Banxico) en enero, a un nivel no visto desde 2006, cuando el país vivió un proceso electoral con el de este año.

La encuesta recoge cada mes las expectativas de 34 grupos de análisis sobre indicadores como el Producto Interno Bruto, inflación o tipo de cambio, así como los principales riesgos para el crecimiento económico, y este jueves se publicó el ejercicio de enero.

El político fue el factor que más acaparó la atención de los grupos de análisis al concentrar 24% de las respuestas, un porcentaje que no se veía desde agosto de 2006, cuando el porcentaje de respuestas para ese factor fue de 25%.

En marzo de 2006, previo a las elecciones presidenciales de julio, ese rubro concentró el 30% de respuestas de los analistas consultados, el máximo nivel para todo ese año.

En enero se hilaron cuatro meses en donde la incertidumbre política interna se colocó como el principal factor que podría limitar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses.

Además, el dato de los primeros 31 días de 2018 es el mayor salto porcentual respecto al ejercicio previo, pues pasó de 19% en diciembre a 24% de las respuestas de los especialistas.

Los otros factores por orden de importancia son: La seguridad interna (15%), la plataforma petrolera (8%), la incertidumbre sobre la situación económica interna (8%) y la inestabilidad política en el mundo (8%).

Como en 2006, este año es electoral y para Andrés Manuel López Obrador es su tercer intento por ser presidente de México.

Hace 12 años, el exjefe de Gobierno de la Ciudad de México era el aspirante por el PRD y hoy lo es por Morena. En 2006 perdió y en 2018 lidera hasta el momento las preferencias entre los electores en las encuestas.

Al observar los datos arrojados por los ejercicios de Banxico, la preocupación de los economistas sobre factores políticos incrementa en ciertos procesos electorales del país, en especial cuando se trata de la elección para presidente y para renovar el Congreso.

En 2006 el factor de la incertidumbre política estuvo cinco meses en el primer sitio de preocupación (en tres de los cuales compartió el primer lugar con el factor “ausencia de cambios estructurales en México”).

Sin embargo, en la carrera por la presidencia en 2012 la incertidumbre política interna prácticamente no era visto como un obstáculo al crecimiento económico del país.

La actividad económica en México tiene en 2018 al menos dos retos que enfrentar: el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en renegociación y las elecciones.

La renegociación del TLCAN parece que se aplazará hasta 2019, pues tanto México como Estados Unidos han dado señales de esa postergación.

“La lentitud de las negociaciones del TLCAN hasta el momento sugiere que la política entrará en juego empujando las negociaciones hasta 2019”, dijo el director de estrategia de Mercado de Casa de Bolsa Finamex, Guillermo Aboumrad, en un análisis publicado este jueves.

El lunes pasado terminó la sexta ronda de renegociación del pacto comercial con cierto optimismo por los avances logrados pero con la opinión del equipo de Estados Unidos de que el proceso va muy lento.

La séptima ronda en México, del 26 de febrero al seis de marzo, es la última prevista hasta el momento y antes del 31 de marzo, cuando se esperaba tener un gran avance.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó al alza su pronóstico de crecimiento para México durante 2018 a 2.3% desde un previo de 1.9%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here