Tras la  por la separación de niños de sus familias en la frontera de México con Estados Unidos, fue revelada una denuncia que revela los abusos cometidos a menores en el sistema migratorio de EU.

La demanda presentada ante un Tribunal Federal a fines de abril alega que el Centro de atención Shiloh, un refugio privado para menores inmigrantes en Texas inyectó drogas forzadamente a niños inmigrantes, separados de sus padres, para sedarlos, según una investigación difundida por Reveal y el Texas Tribune.

De acuerdo con la denuncia,menores indocumentados bajo custodia estadounidense fueron inyectados con poderosas drogas psiquiátricas, haciéndolos “mareados, apáticos, obesos e incluso incapacitados”.

Fueron los propios padres y los niños quienes les dijeron a los abogados que las drogas les impedían caminar y los hacían dormir por largas horas, según las declaraciones juradas presentadas el 23 de abril en el Tribunal de Distrito de los EU en California.

“El supervisor me dijo que iba a recibir una inyección de medicamento para calmarme”, relató una niña dentro de la demanda conocida por Reveal

“Dos miembros del personal me agarraron y el médico me dio la inyección a pesar de mi objeción y me dejaron allí en la cama”.

El testimonio de otro niñoafirma que lo obligaron a tomar pastillas por la mañana, al mediodía y por la noche. El menor dijo en el reporte:

“El personal me dijo que algunas de las píldoras son vitaminas porque creen que necesito aumentar de peso. Las vitaminas cambiaron aproximadamente dos veces, y cada vez me siento diferente”.

El centro de tratamiento de Shiloh ubicado en Manvel, Texas se encuentra entre las 71 compañías que reciben fondos del gobierno federal para alojar y supervisar a niños inmigrantes considerados como menores no acompañados.

Hasta el momento, el Centro de Tratamiento Shiloh no ha respondido ante el conocimiento de la demanda y tampoco a la oficina de Reubicación de Refugiados del gobierno

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here