El peso despide este viernes el primer semestre del año con pérdidas… pero la caída pudo ser peor.

La primera mitad del año llegó a su fin y con ella un semestre en el que la moneda mexicana estuvo a merced de la incertidumbre por factores como: las decisiones de la Reserva Federal de Estados Unidos sobre el encarecimiento del dinero, el aplazamiento de un nuevo TLCAN, las tensiones comerciales de Estados Unidos con China y la Unión Europea, contagio de las pérdidas de divisas emergentes como el real y más recientemente el proceso electoral.

En ese lapso, alzas en los precios del petróleo, reuniones históricas como la del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, con el presidente Donald Trump, y la turbulencia política en Italia, estuvieron en la mira por los participantes del mercado cambiario.

“Es importante señalar que aunque el peso se depreció principalmente por la incertidumbre sobre el futuro del TLCAN, el desempeño del tipo de cambio fue en el mismo sentido y más acentuado al observado en otros años de elecciones presidenciales”, dijo la directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE, Gabriela Siller, en un reporte.

Al cierre de este viernes, el dólar al mayoreo terminó en 19.8730 pesos a la venta, lo que significó una pérdida de 0.77% para el peso en comparación con la sesión previa, indicaron datos de Banco de México (Banxico).

No obstante, en el acumulado semanal el peso tuvo una ganancia de 0.67%, e hiló dos semanas con avances.

De las 26 semanas del primer semestre, el peso perdió en 14 y avanzó en 12.

La peor sesión para la moneda en lo que va del año se registró en junio, pero en el acumulado mensual tuvo un ligero avance de 0.26%, con lo que interrumpió dos meses de caídas.

En el balance semestral, el peso queda tablas, pues en tres meses cayó y en tres ganó:

Enero, marzo y junio cerraron en terreno positivo, y febrero, abril y mayo en negativo. Éste último con la mayor caída mensual en lo que va del año: 6.24%.

Pero en el segundo trimestre el peso tuvo una caída de 8.58%, en contraste con un avance de 6.90% del primero.

“La depreciación del peso durante el trimestre se debió a un incremento de las apuestas especulativas en contra de la moneda nacional de 83.5% de acuerdo a estadísticas del Mercado de Futuros de Chicago”, explicó Siller.

Durante las tres elecciones presidenciales previas (2000, 2006 y 2012), el peso perdió en promedio 4.96% durante el segundo trimestre.

En todo lo que va del año, el peso acumula un retroceso de 1.09%.

“El desempeño del tipo de cambio a partir de la noche de este domingo dependerá de los resultados electorales. La confirmación del triunfo del candidato de izquierda podría llevar al tipo de cambio a oscilar entre 19.70 y 20.30 pesos por dólar”, dijo Siller.

AL MENUDEO

En ventanillas bancarias, el billete verde cerró en 19.95 pesos, es decir, cinco centavos abajo del último precio del jueves, y a la compra en 19.15 pesos, según la cotización de Citibanamex.

En BBVA Bancomer, el dólar terminó en 20.22 pesos, es decir, nueve centavos más caro que el último precio del jueves, y a la compra en 19.14 pesos.

En junio, el billete verde en bancos subió hasta los 21.05 pesos. Hacia el final vivió una recuperación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here