El empleo en México vive uno de sus mejores momentos, pero la población requiere y está dispuesta a trabajar más tiempo para obtener un mayor ingreso.

En esta situación está el 7.1% de los trabajadores, la población subocupada, que aumentó en comparación al año pasado pese a que en mayo la tasa de desempleo bajó a 3.2% de la población económicamente activa, su menor nivel desde mayo de 2006, de acuerdo a cifras desestacionalizadas de la Encuesta de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esto significa, que la proporción de personas que tienen necesidad y disponibilidad de trabajar más de lo que actualmente hacen es mayor respecto al quinto mes de 2017, cuando se ubicó en 6.8%.

La necesidad y disponibilidad de trabajar más horas se presenta principalmente entre trabajadores con mayores niveles de educación (secundaria terminada, medio superior y superior), lo que muestra la falta de espacios laborales para los trabajadores más capacitados.

Los datos reflejan un crecimiento económico poco vigoroso a causa de baja inversión pública y privada, además de un empleo que depende en su mayoría del sector informal y de empleos formales de baja remuneración, explicó Rodolfo de la Torre, director de Desarrollo Social con Equidad del Centro de Estudios Económicos Espinosa Yglesias (CEEY).

Mientras más alta es la tasa de subocupación es mayor la población que tiene trabajos de poca duración (por proyecto, temporal) o en condiciones adversas y contrarias a lo que han buscado; las horas que trabajan, son menores a una jornada típica, añadió De la Torre.

TASA DE SUBOCUPACIÓN MENSUAL NACIONAL (%)

El Inegi define a la población ocupada como las personas de 15 y más años de edad que en la semana de referencia realizaron alguna actividad económica durante al menos una hora, lo que no es suficiente para ver el panorama completo del mercado laboral, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los estimados de empleo y desempleo no describen totalmente el desempeño del mercado laboral, especialmente en los países en desarrollo, donde la falta de programas de apoyo ante el desempleo limita a las personas sin trabajo, que se ven obligadas a realizar actividades económicas marginales”, refiere la OIT en sus lineamientos para medir la subocupación.

A nivel macroeconómico, la subutilización de horas de trabajo disponibles impide mejorar la productividad laboral, la cual se complementa con eficiencias en los procesos productivos.

En México la productividad no ha logrado crecimientos sustanciales pese a que tasa de desempleo ha tendido a reducirse tras la crisis financiera global de 2009.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here