Padres de los 12 niños que quedaron atrapados en una cueva en Tailandia, organizaron este martes una jornada de oración en el lugar, mientras siguen las tareas de rescate, al cumplirse tres días desde que el grupo de 12 niños, de entre 11 y 16 años, miembros de un equipo de fútbol, acompañados por su entrenador entraron en la cueva, que tiene varios kilómetros de largo, para refugiarse del mal tiempo.

Algunos padres de los menores pasaron la noche alojados en tiendas de campaña, colocadas en un terreno fangoso frente a la cueva de Tham Luang, en el distrito de Mae Sai, en el norte de Tailandia, cerca de la frontera con Birmania.

Este martes varias decenas de socorristas, entre ellos varios buzos, reanudaron la búsqueda a partir de las 08:00 horas locales.

“Nuestro equipo bajó muy temprano esta mañana y explorará el fondo de la gruta. No hay conexión de red en el interior por lo que tenemos que esperar a que el equipo vuelva a subir”, señaló a través de Facebook la marina tailandesa.

Los socorristas han encontrado bicicletas, tenis de fútbol y mochilas en la entrada del lugar, además de que varios afirmaron haber visto huellas en una de las cámaras de la cueva. Mientras se realiza una de las tareas principales, que era drenar fuera de la cueva el agua acumulada.

El ministro de Interior, Anupong Paojinda, dijo que estaban trabajando a contrarreloj para encontrar a los niños.

La cueva Tham Luang no es muy frecuentada por los turistas extranjeros, ya que está situada en un lugar alejado, pero atrae a los lugareños que veneran una pequeña estatua de Buda que hay dentro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here