La historia de Mae Bua Chaicheun es un verdadero ejemplo de solidaridad, ella es una campesina que vive en un pequeño pueblo cerca de las cuevas donde quedaron atrapados los 12 niños jugadores de futbol y su entrenador en Tailandia.

Mae Bua Chaicheun es dueña de un terreno del tamaño de un par de hectáreas, que colinda con las montañas donde los niños quedaron atrapados después de una intensa lluvia.

En ese lugar, la campesina cultiva arroz, su principal fuente de ingresos económica y uno de los alimentos básicos de la dieta tailandesa, pero ahora, debido al rescate, su cosecha estáarruinada.

Las labores de rescate…

Para lograr que los niños salieran de la cueva, los rescatistas tuvieron que bombear más de 130 millones de litros de agua fuera de la cueva, lo que arruinó los cultivos de arroz a la redonda.

“Cuando llegué a casa, el agua tenía una altura de 60 centímetros y mis plantas más jóvenes estaban bajo el agua”. Mae Bua Chaicheun.

A pesar de todo, ella dijo estar contenta con el desenlace que mantuvo en angustia al mundo.

“Los niños son más importantes que el arroz. Siempre puedo volver a cultivar arroz, pero no puedo volver a cultivar a un niño”. Mae Bua Chaicheun.

La solidaridad de Mae Bua Chaicheun fue de tal tamaño que durante los días más intensos del rescate, ella pasaba sus días como cocinera voluntaria para los rescatistas, a pesar de la crisis económica que la asechaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here