La violencia en el noroeste de Siria desplazó a más de 38 mil 500 personas en lo que va de septiembre en medio de una escalada de las “hostilidades” en la provincia de Idlib, blanco de los bombardeos del régimen y de su aliado ruso, anunció este jueves la ONU.

Entre el 1 y el 12 de septiembre, las informaciones disponibles señalan que el fuerte aumento de las hostilidades y los temores de una nueva escalada condujeron al desplazamiento de más de 38 mil 500 personas”, señaló la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here