El presidente peruano Martín Vizcarra convocó el domingo al Congreso para que el miércoles apruebe sus propuestas de reforma al sistema político y judicial que busca someter a un referendo, pero si estas son rechazadas, el mandatario advirtió que podría disolver al Congreso.

A través de un mensaje a la nación, Vizcarra planteó al Congreso un mecanismo constitucional de presión llamado “cuestión de confianza” para que el legislativo, dominado por la oposición, apruebe sus cuatro propuestas, en las que se busca prohibir la reelección de parlamentarios, regular el financiamiento privado a campañas políticas, establecer una nueva forma para escoger al consejo nacional de electores de autoridades claves y propone el retorno a un Congreso bicameral.

De acuerdo a la Constitución, si el Parlamento no aprueba las propuestas del mandatario éste puede cerrarlo. En septiembre de 2017 el Congreso opositor ya le negó la confianza al gobierno, y si el miércoles vuelve a hacerlo el presidente podría disolverlo.

Perú sufrió ya un cierre del Congreso, en el año 1992, cuando el entonces mandatario Alberto Fujimori (1990-2000), padre de la actual líder de la oposición Keiko Fujimori, usó por primera vez esa atribución.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here