La zona del volcán Etna, que entró en erupción el pasado lunes, fue golpeada por un sismo de magnitud 4.8 durante la madrugada de este miércoles, que dejó cuatro heridos leves y daños en edificios antiguos en la región, indicaron las autoridades de protección civil.

Según el Instituto Nacional de Geofísica y de Vulcanología (INGV), el sismo se produjo en mitad de la noche a solo un kilómetro de profundidad.

Si bien la zona se vio sacudida por cientos de pequeños temblores desde el pasado lunes, este es el sismo más importante desde el comienzo de la erupción.

Una pequeña parte de la carretera que bordea el mar fue cerrada por precaución, pero el aeropuerto de Catania, la capital de la provincia, muy cercana al volcán, seguía operativo.

El epicentro fue localizado cerca de tres localidades al norte de Catania (este de Sicilia) y decenas de familias pasaron la noche en la calle.

Cuatro personas sufrieron rasguños y contusiones que no revisten gravedad, según los socorristas.

Después de la sacudida más fuerte, la tierra siguió temblando durante varias horas, con 11 temblores de pequeña magnitud registrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here