El fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó que 45% de los niños en todo el mundo viven en pobreza, mientras que solo una tercera parte de los niños cuenta con una protección social que les permita crecer y desarrollarse gozando de sus derechos elementales.

En un informe conjunto, la Unicef y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), destacaron la importancia del bienestar de los niños más allá de los beneficios que supone a nivel individual, ya que afirman que una infancia protegida es vital para el desarrollo de un país a corto y largo plazo.

El estudio sostiene que los sistemas de protección social son la herramienta adecuada para abordar la pobreza y la vulnerabilidad económico-social de los menores. También señala que en Europa y Asia Central el 87% de los menores están protegidos. En América, el porcentaje se reduce a 66%, en Asia y el Pacífico se ubica en 28% y en África a 16%.

Pese a las cifras, el informe resalta una tendencia positiva que han registrado en los últimos años los programas de transferencias de efectivo que impactan directamente en la alimentación, salud y educación de los niños.

No obstante, también lamenta que muchas naciones todavía tengan programas muy limitados de protección a los menores, con beneficios inadecuados e instituciones fragmentadas y débiles.

Para avanzar hacia la protección social de la infancia, Unicef y OIT recomiendan expandir rápidamente los beneficios para los niños y las familias, incluyendo el otorgamiento de ayudas monetarias universales a los menores como un instrumento práctico para avanzar hacia la cobertura universal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here