Germán Martínez Cázares, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), solicitó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) una medida cautelar de urgencia para no interrumpir servicios ni medicamentos a familiares de las víctimas de la guardería ABC.

Luego de entregar el documento a las autoridades de la CNDH, aclaró que los lesionados menores o adultos de la guardería ABC no han dejado de recibir la prestación de servicios o los medicamentos que necesitan.

Sin embargo, explicó que acudió ante la CNDH debido a que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) inició una serie de trámites que implican la suspensión de los servicios hospitalarios y de atención médica a sus familiares.

Explicó que la ASF ordenó que se iniciara el Procedimiento de Responsabilidad Administrativa Sancionadora (PRAS) y no queremos que alguno de los funcionarios del IMSS que no lo firme corra peligro por salvaguardar la reparación de los afectados.

Detalló que la orden de la auditoría es iniciar los PRAS a quienes compren sin observar la ley y sin observar las recomendaciones de la propia Auditoría Superior de la Federación y del órgano interno de control del IMSS.

Yo no quiero que se interprete nada fuera la ley, y el IMSS, en ese sentido, está para cumplir la ley, pero necesito una intervención urgente de la CNDH para que los familiares estén atendidos, se repare el daño y no corran riesgo la salud”. Germán Martínez Cázares, director general del IMSS.

Explicó que el daño se está reparando con los servicios que se les daban, algunos de los cuales se han interrumpido, “y nosotros en el IMSS nos ponemos del lado de las víctimas de la guardería ABC”.

Queremos que no haya pretexto burocrático ni norma reglamentaria que evite darles a todos los familiares los servicios subrogados que se habían estado dando y que se interrumpieron porque la ASF ordenó que se iniciaran los PRAS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here