Los bomberos elevaron este miércoles a 150 la cifra de muertos del desastre minero del 25 de enero en el sudeste de Brasil, donde la búsqueda para rescatar los cuerpos de 182 desaparecidos continúa bajo intensas lluvias.

De los 150 cadáveres, 134 ya fueron identificados, precisaron los rescatistas trece días después de la rotura del dique que contenía más de 12 millones de metros cúbicos de desechos mineros de la empresa Vale, en el estado de Minas Gerais.

La mayoría de los muertos y desaparecidos trabajaba en la mina Córrego do Feijao y muchos se encontraban almorzando en la cantina de la empresa, una de las primeras estructuras alcanzadas por el aluvión de barro.

Los nuevos cadáveres fueron hallados donde antes había un estacionamiento y en los alrededores de un vestuario”. Pedro Aihara, portavoz de los bomberos de Minas Gerais.

El rescate de todos los cuerpos “va a demandar mucho tiempo”,sobre todo si continúan las lluvias, que impiden el uso de helicópteros y dificultan el desplazamiento de los bomberos en el terreno, advirtió Aihara.

La catástrofe ocurre apenas tres años después de un accidente similar en la localidad de Mariana, también en Minas Gerais, que dejó 19 muertos y devastó ecosistemas enteros al recorrer el lecho del río Doce hasta el océano Atlántico, a 660 km de distancia en la que fue considerada la peor tragedia ambiental en la historia de Brasil.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here