El Pentágono anunció el miércoles una nueva política que impide la admisión a sus filas de personas transgénero que hayan cambiado de sexo o tengan la intención de hacerlo y sólo permitirá enrolarse a quienes estén dispuestos a servir de acuerdo a su sexo biológico.

La sede del Departamento de Defensa (DoD) lanza esta política luego del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos (EU) que autorizó al Gobierno de Donald Trump a negarse a admitir a personas transgénero en las Fuerzas Armadas mientras se dirimiera la batalla legal sobre esta cuestión.

  • Trump aplazó la fecha de entrada en vigor de ese decreto hasta el 1 de enero 2018
  • Luego decidió revertirlo completamente

La única excepción serán aquellas personas ya alistadas y que se unirán a las filas del Ejército antes del viernes 12 de abril, que tendrán derecho a someterse a procedimientos médicos y servir con su sexo de preferencia. Ya no aplicará para quienes necesitan tratamiento hormonal o cirugía de reasignación de sexo.

El argumento del Pentágono

El DoD justifica la exclusión para nuevos reclutas por el hecho de que estas personas sufren de “disforia de género”, patología mental “grave que afecta el nivel de preparación de las unidades y su efectividad en combate”. Defensores de derechos humanos ya critican la medida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here