El Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebró su 90 aniversario, en donde su presidenta nacional, Claudia Ruiz Massieu, aseguró que los priistas llegan a esta fecha con unidad para resistir la inmediatez y firmeza para alejarse del cambio sin dirección.

Tengo la plena confianza de que el partido que supo construir las instituciones que garantizan la democracia y la pluralidad en el México de hoy, tendrá la madurez política para llevar a cabo un proceso interno ordenado, basado en las propuestas y no en la descalificación”, señaló.

Sin recurrir a una fiesta masiva, en acto austero y breve, la lideresa advirtió que han decidido que el camino de la renovación de la dirigencia nacional será por la vía de la democracia, de la participación libre y directa de la militancia.

Un breve Consejo Político

Ante gobernadores, dirigentes de sectores y organizaciones, así como legisladores federales, Ruiz Massieu Salinas indicó que llegan a los 90 años de su partido orgullosos de su pasado y con la frente en alto. “Unidos y en un proceso de renovación profunda. Listos para recuperar la confianza ciudadana”.

Y, frente a los aspirantes a la dirigencia nacional: José Narro, Ulises Ruiz e Ivonne Ortega, confió que la generosidad de todos los militantes sabrá evadir los riesgos de la división y el encono, y aseguró que llegan a los 90 años con la unidad para llevar a cabo un proceso de reflexión propositiva.

PRI en evolución

Llamó a los priistas a iniciar una nueva transformación y sostuvo que en nueve décadas de existencia, el partido se ha sabido transformar, acorde al cambio en la realidad nacional, para tener una mayor eficacia como gobierno.

Los priistas de hoy debemos hacer un esfuerzo de reelaboración ideológica, no para suplantar la ideología de la Revolución, sino para reinterpretarla a la luz de las exigencias del momento que enfrentamos”.

  • Pues recordó que al momento de la fundación del partido se comprometieron con los campesinos, los trabajadores y las clases menos favorecidas, que aún después de 90 años de esfuerzos siguen esperando que se hagan realidad los postulados de la Revolución. “No les podemos fallar. Estamos ante el fin de una era y debemos estar a la altura de las circunstancias”, subrayó.

Relación partido-ciudadanía

Los ciudadanos, enfatizó la dirigente priista, exigen más al PRI porque a lo largo de su historia ha sido el gran artífice del desarrollo nacional y el depositario de las expectativas de la gente, y destacó que si bien impulsaron la democracia hacia afuera, no lo hicieron al interior del partido, “lo que nos hizo alejarnos de la ciudadanía y de nuestra propia militancia”.

Pidió a la militancia que hacia afuera del PRI deben consolidar al partido como la mejor alternativa.

El PRI como oposición

Señaló que debe hacer crítica con propuesta, defender las instituciones que le han dado estabilidad y progreso a la República, al sistema federal, la soberanía de la nación y el régimen democrático, de derechos y libertades que han construido, por lo que hacia el interior del partido “debemos ser congruentes con la convicción democrática que defendemos para México”.

Finalmente, instó a valorizar la lealtad de los militantes y evitar la falsa prevalencia de un tipo de militante sobre otro. “Todos somos militantes y todos somos necesarios en esta etapa de renovación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here