El líder norcoreano, Kim Jong-un, supervisó un simulacro de ataque en el Mar del Este, en el que fueron probadas nuevas armas tácticas guiadas y varios lanzacohetes, reveló la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés).

El propósito fue estimar e inspeccionar la capacidad operativa y la precisión del desempeño en el servicio de los atacantes de lanzacohetes múltiples de gran calibre y largo alcance, así como las armas guiadas tácticamente por unidades de defensa.

Durante el ejercicio militar, Kim instó a sus soldados a tener en cuenta la “verdad férrea, de que la paz y seguridad genuinas pueden ser procuradas y garantizadas solo mediante una fuerza poderosa”.

Las Pruebas

Corea del Norte disparó el sábado, hacia el mar del Este, una andanada de proyectiles con alcance de entre 70 y 200 kilómetros, desde las áreas cercanas a la ciudad costera oriental de Wonsan.

De acuerdo con los expertos, los lanzamientos fueron una “medida cuidadosamente calibrada por Pyongyang, para presionar a Washington a que muestre una mayor flexibilidad en sus negociaciones nucleares sin ir tan lejos como para desbaratar el diálogo”.

Negociaciones nucleares

Las negociaciones nucleares se estancaron en febrero pasado, después de la infructífera cumbre entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump, que acabó sin acuerdo por las diferencias sobre el alcance de la desnuclearización norcoreana y el alivio de las sanciones estadunidenses.

El presidente Trump expresó su confianza en que Kim mantendrá su promesa sobre la desnuclearización, pese a los informes de las nuevas pruebas militares norcoreanas.

“Todo es posible en este mundo interesante, pero creo que Kim Jong-un entiende, completamente, el gran potencial económico de Corea del Norte y no interferiré ni acabaré con ello”, apuntó el mandatario estadunidense.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here