Los productores estadounidensesestán en la primera línea de la guerra comercial de Estados Unidos con China y a 18 meses de las presidenciales, Donald Trump busca tranquilizarlos.

La agricultura estadounidenseexporta mucho. Y el mundo rural, considerado en términos generales como favorable al republicano Trump, es desde el año pasado el blanco de represalias preferido por Pekín.

No tenemos cifras concretas que nos digan exactamente qué tan fuerte puede ser el apoyo o la oposición, pero nuestra sensación es que la mayoría de los agricultores aún apoyan al presidente, pues adhieren a muchas de sus políticas”. William Rodger, portavoz de American Farm Bureau Federation.

Ingresos en caída

Pero, admite Rodger, la paciencia de los productores tiene límites, pues sus ingresos no paran de reducirse desde hace seis añosdebido a la sobreproducción mundial.

Datos del departamento de Agricultura señalan que los ingresos pasaron del récord de 123 mil 400 millones de dólaresde 2013 a 92 mil millones en 2014. El año pasado fueron solo 63 mil 100 millones de dólares.

En momentos en que los agricultores del centro del país tratan de emerger de inundaciones que dañaron sus cosechas o directamente impidieron cultivar, los aranceles no harán nada que los beneficie.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here