El subgobernador del Banco de Mexico, Gerardo Esquivel, votó a favor de recortar la tasa de interés del banco central en 25 puntos base tras considerar que la inflación en el país ha tenido un comportamiento mejor al previsto en los informes trimestrales de la institución.

“La inflación ha tenido un comportamiento mejor a lo previsto en los Informes Trimestrales anteriores y se encuentra en una trayectoria convergente hacia la meta del Banco de México”, señaló Esquivel, de acuerdo a la minutas de la última reunión de política monetaria de Banxico, celebrada el 27 de junio.

En esa reunión la Junta de Gobierno decidió dejar en 8.25% su tasa de interés de referencia, que es el principal instrumento de política monetaria de Banxico para garantizar la estabilidad de la moneda nacional.

“Hay otros elementos que deben tomarse en cuenta en la determinación de la tasa de interés objetivo: el anunciado relajamiento de la política monetaria de los países avanzados y la notable desaceleración económica en el país. Estos factores abren un espacio para poder reducir la tasa de interés en 25 puntos base sin poner en riesgo ni comprometer el mandato fundamental del Banco de México”, fueron las posturas de Esquivel para pedir un relajamiento monetario.

En junio, la inflación anual se ubicó en 3.95%, es decir que entró nuevamente en el rango objetivo del banco central.

A diferencia de Esquivel, Alejandro Díaz de León Carrillo, gobernador de Banxico; y los subgobernadores Irene Espinosa Cantellano, Javier Eduardo Guzmán Calafell y Jonathan Ernest Heath Constable votaron a favor de dejar la tasa de interés en 8.25%.

Esta no es la primera vez que se hacen públicas las diferencias de Gerardo Esquivel con sus compañeros dentro del Banco Central, ya que en marzo pasado expresó su diferencia con el tono de la institución de ajustar “oportuna y firmemente” su política monetaria para evitar mayores alzas en los precios.

“Difiero tanto del tono restrictivo que lo caracteriza (el comunicado) como de la conclusión alcanzada sobre el balance de riesgos para la inflación”, señala la minuta publicada en 11 de abril pasado.

Debilidad económica

El Banco de México señaló que la actividad económica local registra una desaceleración mayor a la anticipada, con signos de debilidad en el segundo trimestre.

La mayoría de la junta agregó que el balance de riesgos para el crecimiento económico ha ampliado su sesgo a la baja y, entre estos, mencionó la posibilidad de que se presenten dificultades con la ratificación del acuerdo comercial regional T-MEC y nuevas amenazas arancelarias por parte de Estados Unidos.

La Junta de Gobierno analiza la situación de la economía global y mexicana para decidir los cambios en la tasa de interés de referencia y cumplir con el objetivo central de la entidad monetaria que es mantener la inflación baja y estable.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here