La historia de la producción de Pemex, al menos desde el descubrimiento del yacimiento de Cantarell, en 1973, se resume en un grupo muy reducido de campos que han soportado el título de “país petrolero” de México en el mundo. Y, cada vez que uno de estos bloques entra en deterioro, deja un hueco profundo que la compañía pudo disfrazar por décadas gracias a Akal, el principal campo del activo conocido como Cantarell. Pero el desplome de la producción en esta área no se acompañó de nuevas zonas para cubrir el boquete en las estadísticas de Pemex.

La firma apostó por otros prospectos, una vez que se dio cuenta de este declive acelerado, pero ni el activo Ku-Maalob-Zaap ni el de Abkatún-Pol-Chuc han logrado compensar a Cantarell. No sólo eso, ahora también muestran señales de declive. Y el campo más prometedor en los últimos años, Xanab, se ahogó el año pasado por la deficiente estrategia de Pemex, agudizando la caída de la producción nacional.

Los activos de Ku-Maalob-Zaap, Cantarell, litoral de Tabasco y Abkatún-Pol-Chu, conformados por 45 campos petroleros, concentran cerca del 83% de la producción petrolera de Pemex; mientras que la región sur y norte, que suman 109 campos con producción, aportan el restante 27% de los 1.82 millones que promedió la extracción de Pemex en 2018, según datos de su informe anual a este año.

El siguiente gráfico contiene una selección de 35 campos que desde el año 2000 han servido como el sustento de Pemex. Sólo se muestran los 10 primeros en importancia por cada año.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here