Con prisas y bajo pleito, en tablero de la Cámara de Diputados se aprobó en lo general con 225 votos a favor, 223 en contra y una abstención la ley que permite a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) congele cuentas y exija recursos a delincuentes para su devolución al Estado.

  • La devolución de recursos al Estado se conoce legislativamente como extinción de dominio

Dicha ley fue la reserva de la diputada de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Lidia García Anaya, quien agregó que la normativa también piensa en los sospechosos, pues coincidió en la mira de garantizar el derecho de audiencia para con las personas a las que la UIF congele cuentas bancarias y exija recursos. Precisó que la propuesta busca lo siguiente:

  • Que la UIF de la SHCP notifique por escrito a las personas incluidas en la lista de cuentas bloqueadas
  • Citó como ejemplo el caso de las cuentas del fideicomiso de jubilados de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; a estas personas no se les garantizó el derecho de audiencia

El hecho de que la UIF congele cuenta y exija recursos permitiría luchar contra el crimen organizado, el lavado de dinero y otros delitos de índole financiera. La votación, que se llevó a cabo sin la presencia de algunos legisladores, generó un verdadero descontrol en el Palacio Legislativo de San Lázaro

Que UIF congele cuentas y exija recursos incita a lucha

La cerrada votación para que la UIF congele cuentas y exija recursos como una reserva a las reformas a la Ley de Instituciones de Crédito ocasionó un pleito entre diputados del PAN y de Morena en plena tribuna, que provocó la suspensión de los trabajos legislativos.

Los grupos mayoritarios de la Cámara baja, como Morena, PT, Verde Ecologista y Encuentro Social, se dividieron en la aceptación de la reserva con la que se buscaba que la autoridad financiera congele cuentas y exija recursos. Sin permitir prórroga alguna, la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, dio por cerrada la votación e hizo la declaratoria pública de la aceptación de la reserva.

Desde la bancada de Morena comenzaron protestas, pidiendo más tiempo para voto de legisladores que estaban fuera del recinto legislativo, pero la diputada Laura Rojas se negó. Ello ocasionó el asalto a la tribuna por diputados de todos los partidos, quienes por un lado exigían votar y, por otro, defendían la definitividad de su aprobación.

Ante el caos que protagonizaron los legisladores arriba de la tribuna, la presidenta de la Mesa Directiva declaró, entre jaloneos y gritos, un receso por cinco minutos, argumentando que no había condiciones para continuar con el desarrollo de la sesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here