Una clase de antibióticos llamados aminoglucósidos podrían ser un tratamiento prometedor para que la demencia frontotemporal sea cosa del pasado, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kentucky, en Estados Unidos.

Los pacientes con demencia frontotemporal, tipo más común que comienza entre los 40 y 65 años, tienen una mutación genética específica que impide que las células cerebrales produzcan una proteína llamada progranulina, explicaron los científicos mediante una publicación de la universidad.

Los investigadores estadounidenses encontraron que después de agregar antibióticos aminoglucósidos a las células neuronales con dicha mutación, las células comenzaron a producir dicha proteína.

“Después de agregar moléculas de Gentamicina o G418 (un derivado) a las células afectadas, el nivel de proteína progranulina se recuperó hasta aproximadamente 50 a 60 %”, detalló el coautor del estudio, Antonio S. Turco.

Una nueva esperanza para quien padece demencia

Dichos resultados, apuntó, podrían ser prometedores para el desarrollo de fármacos, pues actualmente no existen terapias efectivas para ningún tipo de demencia.

El dirigente de la investigación, Haining Zhu, detalló que después de este estudio de prueba, el siguiente paso es estudiar los efectos de los antibióticos en ratones con la mutación que causa la demencia frontotemporal.

Además de la demencia frontotemporal, ¿Qué otros tipos existen?

  • Demencia con cuerpos de Lewy: causa alucinaciones, delirio, problemas con el movimiento, y disminución de la habilidad cognitiva.
  • Demencia asociada a la enfermedad de Parkinson: incluye síntomas tales como las tiemblas, rigidez, movilidad lenta, y mal equilibrio.
  • Demencia debido a la enfermedad de Huntington: se caracteriza por cambios del estado de ánimo, la carencia de coordinación, y movimientos involuntarios.
  • Demencia vascular: este tipo de demencia muchas veces es el resultado de un derrame cerebral.
  • Enfermedad de Alzheimer: daña a la memoria progresivamente hasta afectar a otras habilidades cognitivas (del cerebro), tales como: la razón, el habla y la movilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here