La petrolera estatal Pemex busca de manera activa el control de las operaciones en el megayacimiento compartido con el consorcio liderado por la petrolera estadounidense Talos, porque la empresa nacional considera de “interés nacional” quedarse con el control de este descubrimiento para formar un polo de desarrollo con otros campos aledaños de Pemex.

“Pemex en el bloque que está pegado a Zama, no sólo tiene compartido el yacimiento, sino que hay dos yacimientos potenciales, uno que se denomina Nikita, otro que se denomina Chamak, que estamos considerando crear un polo de desarrollo que va a abaratar muchísimo los costos de operación. Por eso creemos que conviene que Pemex sea el operador de este campo”, dijo Octavio Romero, director general de la petrolera nacional, durante la conferencia matutina del presidente.

La estatal considera que puede formar este polo de desarrollo entre estos dos campos, y Asab, un área aledaña al bloque donde el consorcio privado trabaja desde 2015, y donde en 2017 realizó el descubrimiento del yacimiento que se ubica en el campo de Zama.

Este campo fue el primer gran descubrimiento realizado como parte de los trabajos de las empresas que ganaron contratos gracias a las rondas petroleras organizadas durante el sexenio pasado.

La petrolera Talos Energy, que lidera los trabajos del consorcio en esta área, anuncio a inicios de este año que había concluido la evaluación del yacimiento que se encuentra en el campo donde dijo que el análisis independiente que encargó mostraba que el 60% de los recursos se encontraban dentro del bloque 7 , el que ganaron en la Ronda 1 en 2015.

Pero Pemex, que no ha realizado las perforaciones para analizar cómo se comporta este yacimiento en su campo Asab, asegura que la mayor parte de los recursos se encuentra de su parte, y que además puede tener mayores sinergias con otros campos cercanos.

“Se está trabajando, estamos en pláticas continuas con la empresa. Si podemos en las próxima semanas resolver, y si no cuando tengamos resultados de nuestro pozo exploratorio”, dijo Romero durante la conferencia matutina.

La regulación en materia energética prevé un proceso donde ambas partes presentan análisis independientes cuando se cree que existe un yacimiento compartido entre dos campos de dos diferentes operadores. Los trabajos de unificación de yacimientos se iniciaron desde mediados de 2018, y la legislación prevé que en caso de que las compañías no lleguen a un acuerdo sobre quién va a operarlo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) emitirá una opinión técnica para que la Secretaría de Energía (Sener) tome una decisión final.

“Por potencial, por capacidad técnica, por experiencia, y creo que así está pactado, le corresponde a Pemex la explotación. Sin embargo no se quiere imponer nada” dio el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia.

La CNH ha señalado que Pemex no ha iniciado los trabajos en su parte en el campo de Asab, y que los planes que ha mostrado al regulador no muestran cómo trasladarán una plataforma y perforarán algún pozo para realizar los análisis que se requieren dentro del proceso de unificación de yacimientos.

Pemex, en riesgo de perder permiso para perforar

La suspensión que tenía la petrolera para iniciar los trabajos en la perforación del pozo Asab está a punto de levantarse, debido a que la plataforma que había solicitado Pemex para estos trabajos llegó, pero la estatal ha dejado ver que la usará para trabajar en el pozo Niquita.

Si Pemex decide iniciar los trabajos con Nikita, se levantará esta suspensión y correrán los 20 días que tienen para iniciar los trabajos. De no hacerlo, se perderá el premiso que tenía para realizar esas tareas, explicó Alma América Porres, comisionada de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. La compañía estatal deberá entonces volver a pedir el permiso de la CNH.

El plan presentado por la firma que dirige Romero Oropeza se encontraba en una suspensión debido al retraso en la llegada de la plataforma, por lo que tenían un plazo adicional para iniciar estos trabajos. Pero una vez que arribó el equipo, Pemex envió otro plan para perforar el pozo Niquita con ese equipo, por lo que la CNH cuestionó cuál era la prioridad de la compañía.

Pemex debe mostrar alguna prueba dinámica sobre cómo se comportan los fluidos de este yacimiento de su parte, y no lo conseguirán perforando en Niquita, ni con estudios de sísmica, dijo la comisionada del regulador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here