El golpe más fuerte que asestó la pandemia del coronavirus (Covid-19) a la economía mexicana finalmente se conocerá esta semana cuando el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dé a conocer su estimación oportuna para el Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre del año.

Los pronósticos no son nada optimistas: un sondeo realizado por la agencia Reuters anticipa una contracción de -17.7% entre abril y junio respecto al mismo periodo de 2019.

De confirmarse el dato sería la caída más fuerte para este indicador desde que se tiene registro (1993). La baja previa de mayor dimensión fue en el segundo trimestre de 1995, cuando la economía se hundió -8.6%, de acuerdo a series desestacionalizadas del INEGI.

Durante abril y mayo, gran parte de las actividades productivas del país fueron suspendidas debido a las restricciones impuestas por el gobierno para hacer frente a la pandemia, que hasta ahora ha dejado más de 390,500 contagios y 43,680 decesos en todo el territorio.

Gabriela Siller, directora de análisis económico financiero de Banco Base, comentó que si la economía registra una caída más fuerte a la esperada habrá otro ajuste en las expectativas para todo 2020.

“Se espera una lenta recuperación económica, ya que México venía de un severo estancamiento económico de 2019. Ante esto es probable que la economía mexicana se tarde alrededor de 6 a 11 años recuperar el PIB que tenía antes de la crisis del Covid-19”, aseguró.

En el segundo trimestre, millones de personas perdieron su empleo tanto en el sector informal como formal de la economía. Tan solo en mayo, la actividad económica se hundió 21% respecto al mismo mes del año pasado.

Analistas advierten que las expectativas y la recuperación de la economía dependerán del comportamiento de las olas de contagio en el mundo y en el país, la respuesta a la pandemia por parte del sector público, y los efectos globales para la economía, en específico de Estados Unidos, pues ahí se verá la afectación de la demanda en México por bienes externos.

La economía mexicana rompió en junio su mala racha en el comercio exterior al registrar un superávit en su balanza comercial de 5,547 millones de dólares (mdd), cifra contraria los déficit anunciados los dos meses anteriores, anunció este lunes el INEGI.

Un menor ritmo en la economía tiene efectos en la recaudación de ingresos, lo que resta margen para el reparto de dinero público, especialmente para proyectos de inversión que puedan incentivar la economía y la generación de empleo, que de por sí se ha deteriorado por la crisis del Covid, explicó recientemente Pedro López Elías, presidente y socio fundador de López Elías Finanzas Públicas.

“Al tener un PIB más pequeño e ingresos insuficientes para alentar tu economía, tu deuda subirá, será mayor a tus ingresos, aunque no contrates nuevos financiamientos”, dijo.

Los analistas cosultados por Reuters esperan que la segunda economía de América Latina descienda en todo 2020 un 10.1%.

El INEGI difundirá el jueves la estimación oportuna del PIB durante el segundo trimestre del año.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here