El tener una mayoría en la Cámara de Diputados que le permita continuar su proyecto político para el cierre de su sexenio, es vital para el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus acciones y dichos demuestran que está decidido a entrar en el juego electoral para beneficiar a su partido, coinciden analistas.

Desde el año pasado, el presidente ha dejado claro que estará activo y no dejará de expresar su opinión durante el proceso electoral, aunque con ello, desafíe el artículo 134 de la Constitución que mandata la imparcialidad de los servidores públicos. En sus conferencias mañaneras, igual ha defendido la candidatura de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero, que ha denostado a la alianza formada por el PRI, PAN y PRD para algunos estados y la Cámara de Diputados.

El más reciente episodio es el Acuerdo por la democracia lanzado por el presidente convocando a los gobernadores pero sin llamar al INE; adicionalmente, el fin de semana, anunció que, a partir de julio, su gobierno incrementará el monto de la pensión para adultos mayores y un día después, informó que dará un “informe de gobierno” el 30 de marzo –solo cinco días antes del arranque de las campañas de diputados federales y que el país entero esté metido en una contienda electoral.

Para el analista político y profesor de la UAM, Telésforo Nava, no hay duda de que el presidente está en campaña e interviene porque tiene claro de que el 2021 es clave para la continuidad de su proyecto político.

“Tiene muy claro que las elecciones del 2021 definen las de 2024, necesita mantener esa mayoría en la Cámara de Diputados, desde el primer día de su gobierno, se mantuvo en campaña electoral y la ha ido intensificando, va a los estados a promover a sus candidatos”, advierte.

Las señales

Si bien el presidente López Obrador pidió licencia para separarse de su vida partidista, en las últimas semanas opinó y defendió la candidatura de Félix Salgado Macedonio e incluso, desde el año pasado se autonombró el “guardián de las elecciones” para evitar fraudes electorales.

“Vamos a estar pendientes para que no haya fraude electoral, me voy a convertir en guardián para que se respete la libertad de los ciudadanos para elegir libremente a sus autoridades”.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México (22 de julio)

Otra de las señales que los expertos advierten es muestra de que el presidente ha intensificado su actividad proselitista, es anunciar un incremento gradual en la pensión de adultos mayores .

“La decisión que estoy tomando y dando a conocer desde Guelatao representa incrementar el presupuesto anual para la pensión de adultos mayores de 135,000 millones de pesos a 240,000 en 2022, a 300,000 millones de pesos en 2023 y a 370,000 millones de pesos en 2024. De esta manera se beneficiará a 10 millones 30,000 adultos mayores”, anunció el pasado 21 de marzo.

El anuncio del presidente se dio a 15 días del arranque de campañas federales y estatales y a dos meses de la jornada electoral, cuando se renovarán 15 gubernaturas, la Cámara de Diputados, 30 congresos locales y alrededor de 2,000 presidencias municipales.

Para el analista político Guillermo Sesma, los jóvenes y los adultos mayores, son un público al que el presidente ha optado por dirigir su mensaje y los que ha beneficiado más con sus programas sociales. “Los adultos y jóvenes, esas audiencias las tiene clarísimas y les habla constantemente”, señala.

El noveno “informe”

El próximo martes el presidente presentará un nuevo mensaje de balance de su administración desde Palacio Nacional, espacio desde el que hablará de vacunas contra COVID-19, programas sociales y seguridad. Este será el noveno que realice en sus 28 meses de gobierno.

El artículo 242 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electoralesestablece que actos como éstos no deben realizarse durante el periodo de campaña, por ello, el mandatario lo hará a cinco días antes del arranque de la campañas federales.

“En ningún caso la difusión de tales informes podrá tener fines electorales, ni realizarse dentro del periodo de campaña electoral”, establece la ley.

Después de haberse recuperado de su contagio de coronavirus, el presidente también retomó sus recorridos por los estados. Hasta ahora ha visitado 12 de los 15 estados donde el 6 de junio se renovará gobernador.

Para Telésforo Nava, además de informar sobre los avances de su administración en programas sociales y seguridad y de inaugurar obras, el presidente López Obrador ha aprovechado para promover a su partido y señala que son “giras electorales disfrazadas de giras de trabajo”.

Contra la oposición

Cuando PRI, PAN y PRD anunciaron su alianza para postular candidatos comunes el 6 de junio, el presidente la criticó porque dijo que buscaban quitarle a Morena la mayoría en la Cámara de Diputados y desde ahí bloquear su proyecto de gobierno.

“Yo, lo que creo es que el grupo que domina a los que se están uniendo, los que mandan, porque siempre hay niveles, los machuchones, pues lo que quieren, lo que más les importa, es quitarnos el presupuesto. Para decirlo con más claridad: quitarles el presupuesto a los pobres. Lo demás es secundario”, dijo en diciembre pasado.

El Salón de Tesorería también ha sido escenario desde el cual López Obrador ha recordado que fueron algunos de esos partidos los que, junto con algunos empresarios, impulsaron aquella campaña en su contra denominada “AMLO un peligro para México” e incluso ha mostrado los spots que se difundían.

Para Rafael Morales, experto en partidos políticos, criticar a la oposición responde a la forma en que el presidente opta por comunicar.

“Es un líder muy popular, y en el momento de enviar mensajes a la base que lo ayudó a llegar, pero en su proceder, pudiesen aparecer riesgos, problemas de las limitaciones legales a las que se tiene que sujetar, entonces constantemente el presidente se arriesga a violar la legislación”, asegura.

El pleito con el INE

El año pasado el Instituto Nacional Electoral (INE) impuso medidas cautelares para evitar que el presidente emitiera declaraciones sobre las elecciones del este año , pero días después el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó las medidas al estimar que sus “expresiones no ameritan ser objeto de tutela preventiva” ya que eran actos futuros de realización incierta. Esta decisión fue criticada por los partidos políticos de oposición, y han acusado que el mandatario sigue haciendo comentarios sobre temas electorales, poniendo en riesgo la equidad de la contienda.

El presidente ha acusado al INE de querer coartar su libertad de expresión por pedir que no hable de los comicios, pero sobre todo, por ordenar que las conferencias mañaneras no se transmitan en vivo ni por tele ni redes sociales a partir del 4 de abril, que arranca la contienda federal debido a que representa una propaganda gubernamental. Esta decisión fue impugnada por el gobierno federal y se espera que este viernes el Tribunal Electoral lo lleve a discusión.

“Como ya está de moda a nivel mundial, la censura, ya nos quieren silenciar, y realmente es una actitud de mucha intolerancia”, ha dicho sobre la medida el presidente López Orador.

Acuerdo de sobra

Este martes, el presidente López Obrador convocó a los gobernadores a Palacio Nacional para suscribir el “Acuerdo por la Democracia”, que significa el compromiso de que tanto él como los mandatarios se comprometen a no intervenir a favor o en contra de algún candidato o partido en las elecciones del próximo 6 de junio.

Al la cita llegaron 30 de los 32 mandatarios y en menos de 30 minutos, los mandatarios ya estaban fuera del evento privado donde solo Claudia Pavlovich, gobernadora de Sonora y presidenta de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), tomó la palabra.

Los mandatarios celebraron el acuerdo, pero cuestionaron que no se hiciera frete al Instituto Nacional Electoral que es el vigilante de las elecciones.

“Es muy importante que este Acuerdo tenga como escenario o actor principal al Instituto Nacional Electoral, es la autoridad electoral la que debe ser la convocante permanente porque es a quien corresponde por la Constitución la vigilancia en el cumplimiento de las normas legales en materia electoral”, expresó el gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral.

 

Para los politólogos, ese acuerdo sobra, al señalar que México cuenta con árbitros electorales y una ley electoral clara y lo que las autoridades deben hacer es respetarla.

“Los delitos electorales ya implican prisión preventiva oficiosa y se investiga sí o sí, no se necesita la coadyuvancia de los estados”, asegura Salvador Mora, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

El especialista considera que el presidente López Obrador podría estar dando una señal de que sí los resultados no favorecen a su partido y candidatos, podría advertir de fraude.

“Es una estrategia presidencial para echar a andar la polarización a nivel nacional, tendríamos que ver por qué les dice a los gobernadores amárrense las manos, no gasten, denuncien si el crimen organizado financia campañas electorales, no usen programas sociales. A mi entender, el presidente vuelve a polarizar con el ánimo de tensionar y que esto movilice a las masas, creo que es más a favor de Morena el discurso que para los gobernadores”, plantea Mora.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here