A sus 87 años, Porfirio Muñoz Ledo busca emprender la que podría ser la última gran batalla de su vida pública: dirigir a Morena, fuerza política a la que promete darle organización, pero sobre todo auditar y limpiar de “moches y embuches” y advierte que, si alguien cometió un delito, él mismo lo denunciará ante la Fiscalía General de la República (FGR).

“Me comprometo, bajo mi palabra, que voy a auditar al partido antes de entrar, caiga quien caiga, se acabó el embuche, se acabaron los moches”, advierte en entrevista con Expansión Política.

En las carrera por la dirigencia del partido fundado apenas en 2014 por el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador y en la cuál participan 71 personas, el exsecretario de Educación Pública, exembajador y exsenador, dispara con fuerza y dice que
su intención es “depurar a la institución y acabar con los moches”, como los que hace algunas semanas denunció cuando aseguró que aspirantes a la dirigencia nacional del partido ofrecieron “sobornos millonarios” a magistrados electorales para que permitieran una encuesta abierta para escoger a los nuevos líderes morenistas.

La declaración fue negada y reprobada por los miembros del Tribunal Electoral, quien le pidieron denunciar y probar sus dichos.

Pero Muñoz Ledo está convencido de que ha habido malos manejos al interior de Morena y fue así que hace algunos días, planteó al auditor Superior de la Federación, David Colmenares, su intención de que audite los recursos públicos del partido. El auditor le respondió que su función consiste en auditar los tres Poderes de la Unión; los órganos constitucionales autónomos; los estados y municipios, pero no a partidos políticos ni sindicatos.

En respuesta, Muñoz Ledo le propuso una auditoria para el 100% de los recursos que utiliza el partido para gastos de operación, porque éstos provienen de dinero público y sí puede ser auditable.

Para 2020, el Instituto Nacional Electoral (INE) autorizó 1,700 millones de pesos para Morena, de los cuáles, los dirigentes aseguraron que regresarían el 50% a la autoridad electoral.

Si cometió un crimen yo personalmente prometo que a la primera falta grave, hablo a la Fiscalía, yo voy en serio”.

Porfirio Muñoz Ledo, diputado federal y aspirante a la presidencia de Morena.

Recordó que cuando encabezó al Partido Revolucionario Institucional pidió una auditoria, lo que causó un disgusto al entonces presidente de la República, Luis Echeverría, quien le dijo: “el partido no se audita”, a lo que él le respondió: “el dinero que le da el gobierno son prerrogativas y debe dar cuenta”.

“Lobos con piel de Cordero”

En la entrevista realizada la semana pasada, el diputado federal hizo referencia a un texto de exembajador Agustín Gutiérrez Canet, quienalerta de “lobos con piel de cordero” que buscan ganar la presidencia de Morena, para ganar mañana el Palacio Nacional y lo hacen financiando encuestas que se pagan con dinero de empresarios con grandes fortunas porque apuestan a que el próximo presidente de México sea “un moderado que les permita volver a la probada práctica de sobornar para hacer negocios con el gobierno”.

Por ello, Porfirio advirtió que claro que es importante ver quién y cómo gana el proceso interno de Morena.

“Hay corrientes de derechas, personas que son multimillonarios, que gastan mucho dinero, no los puedo denunciar porque ese dinero lo hicieron antes de que entraran al partido, pero si voy a pedir una declaración patrimonial completa, yo no voy ni puedo, ni soy autoridad de la Fiscalía General de meter alguien al bote porque es multimillonario”, aseguró.

Este fin de semana, en una entrevista con el diario El País, Muñoz Ledo criticó abiertamente al canciller, Marcelo Ebrard , al considerar que está ansioso de ser el presidente de la República y le advirtió que en caso de ser él el próximo dirigente nacional de Morena, se encargará de que deje el partido.

“Se van porque se van. Y si no, juicio. No estoy bromeando. Mi querido amigo, lo digo con respeto, Marcelo Ebrard, está ansioso, ganoso, desembocado para ser presidente de la República. En todos sus actos lo demuestra. Jugó un juego suyo en Washington. Eso llegó hasta nuestra representación en Washington. Que se cuide. Perdóname, Marcelo, pero te vas a ir del partido si sigues así. Yo me comprometo”, aseguró en entrevista con el diario, donde incluso dijo que si el canciller quiere ser presidente, debe encabece abiertamente a la derecha mexicana.

A su contrincante por la dirigencia Mario Delgado, quien es cercano a Marcelo Ebrard Casaubon y quien fue su secretario de Finanzas y Educación en el Gobierno de la Ciudad de México, también le lanzó una advertencia “Ya te pasaste de cómplice. Estás comprando a todas las autoridades. Cuídate”, ello en referencia a los presuntos sobornos que acusa ofreció a magistrados por su falló a favor de la encuesta abierta. A decir de algunas encuestas, Delgado encabeza la preferenciapara ocupar la dirigencia del partido.

En defensa del cancillMarcelo Ebrard, la senadora Malú Micher, llamó a Muñoz Ledo a no polarizar la contienda interna de Morena y de paso la legisladora resaltó que su correligionario formó parte de la nómina del gobierno de Miguel Ángel Mancera como jefe de Gobierno de la Ciudad de México, lo que posiblemente podría explicar su postura contra el canciller.

Este martes, el propio Marelo Ebrard, respondió a Muñoz Ledo al señalar que el único proceso donde está involucrado es traer la vacuna contra el COVID-19 a México.

“Desde que entramos a este gobierno nos dijo el señor presidente: ustedes necesitan tener convicción para estar aquí, el que no tenga convicción no acepte, no es bienvenido, no debe estar aquí y eso opera como una vacuna contra la mezquidad y la calumnia, no nos distraemos”, señaló.

Tres partidos, un dirigente

Muñoz Ledo explica su intención por ser el presidente por tercera vez de un partido político: a Morena lo quiere convertir de un movimiento a un partido deliberativo, abierto y racional, que ofrezca acompañamiento al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero nunca sometimiento.

En 1975 fue presidente del PRI y en 1996 del PRD, y ahora Porfirio Muñoz Ledo quiere serlo de Morena, razón por la que, bromeó, que su nombre ya fue incluido en libro del Record Guinness por ser el único hombre en dirigir dos partidos políticos diferentes y ahora va por el tercero.

A causa de una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el partido fundado en 2014 por el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador deberá renovar su presidencia y secretaria general a través de una encuesta nacional y abierta a simpatizantes y militantes. Debido a que se presentaron 71 interesados (35 por la dirigencia y 36 por la secretaría), esta semana se realizará una encuesta de reconocimiento para que sean solo 12 las opciones entre las que los mexicanos elijan a los sustitutos de Alfonso Ramírez Cuellar y Yeidckol Polevnsky.

El pasado 8 de septiembre, Muñoz Ledo acudió a las oficinas del Instituto Nacional Electoral (INE)a formalizar su intención de encabezar el Comité Ejecutivo Nacional de Morena. Aunque el proceso no permite las fórmulas, la propuesta del expresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados es acompañada por Citlalli Hernández, senadora con licencia quien aspira a la secretaria del partido.

A diferencia de otros de los aspirantes que se han movido por el territorio en busca de simpatías, Porfirio Muñoz Ledo ha hecho su campaña principalmente por la vía digital. Sostiene pláticas, comparte diagnósticos, propuestas e incluso hace peticiones a través de una pantalla de computadora donde explica su plan
para frenar el descarrilamiento en Morena.

El diputado propone que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) se encargue de establecer orden, y poner sanciones a las faltas que se comentan contra el estatuto. A la senadora Ifigenia Martínez le quiere encargar la Secretaría de Finanzas del partido. Si desde ese espacio se identifican faltas al patrimonio, éstas llegarán a esa comisión.

Acompañamiento, no sometimiento

Porfirio Muñoz Ledo ha sido uno de los morenistas más críticos con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. Ha mostrado su desacuerdo por la relación de México con Estados Unidos y por la política migratoria, por el proceder de la Guardia Nacional contra los migrantes, por la disminución de salarios y supresión de aguinaldos a funcionarios y porque en la Cámara de Diputados solo aprueban las iniciativas que le interesan al presidente y no la de los legisladores.

En caso de ganar la presidencia de Morena asegura que dará organización a esta fuerza política y acompañamiento al presidente, pero advierte que jamás habrá sometimiento.

Un partido como el nuestro debe acompañar al gobierno, acompañar, pero no someter”.

Porfirio Muñoz Ledo, aspirante a la dirigencia de Morena.

Para Muñoz Ledo, el paso que debe dar Morena ahora es la organización, pues sin ésta podría haber un “descarrilamiento”. Refirió que a partidos como el Revolucionario Institucional y Acción Nacional les tomó décadas, pero ahora son institutos políticos organizados.

Su amplia experiencia la ofreció para ser quien se encargue de darle organización a esa fuerza política, en la que haya cabida para el debate.

“Estoy por un partido deliberativo, que discuta los problemas, un partido abierto a la sociedad, un partido racional, que se apegue al conocimiento técnico, a la verdad científica, además de un partido que recoja las necesidades de la sociedad”.

Muñoz Ledo sabe que su paso por la política y administración pública ya es un legado, pero en la recta final de su vida pública, reconoció que quiere ir más allá.

“Nosotros tenemos que hacer partidos para 100 años, nosotros somos el movimiento que tiene que formar una izquierda para muchos años”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here