Tras una nueva erupción del volcán Mayon, el más activo de Filipinas, más de 56 mil personas que habitan zonas cercanas huyeron a refugios ante la expulsión de lava y enormes columnas de humo del coloso, que alcanzaron una altura de casi cinco mil kilómetros por encima del cráter.

El titular de la Oficina para el Manejo de Emergencia de Seguridad Pública de Albay, Cedric Daep, destacó que pese a la actividad sísmica y las fuertes explosiones que registra el volcán, algunas personas se niegan a la evacuación y turistas buscan acercarse para tomarse fotografías con la erupción volcánica de fondo.

En conferencia de prensa, Daep reveló que pidió cortar los suministros de electricidad y agua en las comunidades dentro de las zonas prohibidas para desalentar a los residentes a regresar.

“No violemos la ley natural, evitemos la zona prohibida, porque si la violamos, el castigo es la pena de muerte”.
Cedric Daep

El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Philvolcs) elevó la madrugada el martes al máximo el nivel de alerta del volcán y se extendió siete kilómetros la zona de peligro, luego de que el Mayon entró en erupción el lunes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here