A 54 días de la jornada electoral, la presión sobre el Instituto Nacional Electoral (INE) aumenta. Esta vez no es a causa de fijar restricciones a la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, tampoco por emitir reglas para evitar la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados, sino por resolver el futuro de las candidaturas a gobernador de Morena en Guerrero y Michoacán, pero el asunto abona a la intención de renovar o desaparecer al árbitro electoral.

En el plantón que los morenistas mantienen a las afueras del INE encabezados por el líder nacional, Mario Delgado y el aspirante a Guerrero, Félix Salgado, lo han dejado claro: “el INE está muerto”, han dicho este martes al lado de una caja que simula un ataúd negro, donde incluso las amenazas subieron mucho de tono contra los consejeros electorales.

“Se tendrá que pensar seriamente desde el Congreso de la Unión si renovarlo o exterminarlo”, “Estas instalaciones van a servir para que sean un gran hospital del Insabi para que se cure la gente pobre y no estén zánganos cobrando”, son parte de las advertencias que en días pasados también se han lanzado desde Morena contra el órgano electoral.

Politólogos consultados por Expansión Política advierten que existe una presión inédita sobre el árbitro electoral procedente de Morena y del propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

“Esta presión es inédita. Nunca, nunca un funcionario federal había puesto en duda a las instituciones que dan certidumbre al acceso al poder”, advierte Germán Pérez Fernández del Castillo, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Reforma constitucional

Inconformes por el actuar del órgano electoral, Morena ha propuesto llevar a juicio político a los consejeros electorales, pero también modificar o desaparecer al INE.

Este martes por la tarde, el diputado federal Gerardo Fernández Noroña confirmó que la actual legislatura llevará a juicio político al presidente del INE, Lorenzo Córdova y al consejero Ciro Murayama.

Para José María Soberanes Diez, investigador de la Universidad Panamericana, señala que como el INE es un órgano constitucional autónomo, es decir que está previsto en la Constitución, para cambiarlo, es necesario hacer una reforma a la carta magna.

“Para poder cambiar la Constitución, se requiere una mayoría calificada, dos terceras partes, actualmente no la tienen en el Senado”.

José María Soberanes Diez, investigador de la Universidad Panamericana.

En la Cámara de Diputados, Morena y sus aliados logran de manera más sencilla la mayoría calificada, sin embargo, en el Senado de la República se les han dificultado las negociaciones.

Para el académico, sería “oportuna y muy benéfica” una reforma, pero no como la que se está impulsando desde el poder, sino más bien, una que dé claridad en la organización de las elecciones y que le den mayores atribuciones al árbitro electoral.

“Otra reforma que dé claridad en las organización de elecciones y le den mayores atribuciones al árbitro electoral. Está encargados (de varias cosas), pero no tienen a veces un marco jurídico tan claro, es una cosa bastante complicada la que hemos estado construyendo en México a partir de la desconfianza”, asegura.

Pone el ejemplo de que la autoridad electoral tiene que organizar elecciones locales, como en el caso de Salgado, y las autoridades locales quedan fuera, pero hay una serie de confusiones de qué le toca a cada a una y eso es importante revisar en una reforma.

Recuerda que en su corta historia, el órgano electoral es “joven” en comparación con otras instituciones, y que ya ha sufrido varias reformas y cambios. Después de las elecciones de 2006 y 2012, ha habido reformas electorales, pero no se había visto una confrontación tan “clara, directa y frontal”.

Los reclamos al INE

Los desencuentros entre Morena y el hoy presidente López Obrador no son nuevos, recuerda, tienen al menos tres sexenios, sin embargo, en las últimas semanas se han intensificado debido a las decisiones que ha tomado el Consejo General encabezado por Lorenzo Córdova.

“El IFE y el INE nunca han sido imparciales, fueron parte del régimen oligárquico y hoy juegan al lado de la oposición”, dijo en un mensaje Mario Delgado, dirigente nacional de Morena.

Una de ellas fue el acuerdo sobre la asignación de espacios de representación proporcional en la Cámara de Diputados, para evitar una sobrerrepresentación de alguna fuerza política como sucedió con Morena en la actual legislatura y con el PRI en 2012 y 2015. Acuerdo que fue impugnado ante el Tribunal Electoral del poder Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que será discutido, en los próximos días

Por la noche, se dio a conocer el proyecto del magistrado Felipe Alfredo Fuentes Batrrera, en el que se propone confirmar los criterios aprobados por el INE que busca frenar la sobrerrepresentación mediante la creación de mayorías artificiales.

Suben de tono

El retiro de candidaturas varias candidaturas a Morena, entre ellas la de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, por no haber presentados sus informes de gastos de precampaña, hicieron que los reclamos al óragno electoral subieran cada vez más de tono.

Delgado Carrillo calificó como desproporcionada la sanción que les dio el INE a sus candidatos y acusó al INE de “querer bajar” de la contienda a los mejor posicionados entre las preferencias electorales en los estados de Guerrero y Michoacán.

“No por un pretexto administrativo se va a sacar a alguien de la boleta, y ¿de quién estamos hablando? de un candidato que tiene más del 50% de las preferencias en este momento en Guerrero y de un candidato, en el caso de Michoacán, que también tiene una ventaja por arriba del 40%”, advirtió.

Pero la presión contra el INE escaló y subió de tono. Uno de los aspirantes a quienes se les retiró la candidatura, Félix Salgado, amenazó al presidente del INE con buscarlo en su casa .

“Los vamos a hallar, los vamos a buscar y vamos a ir a ver a Córdova, ¿no le gustaría al pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova? ¿Si les gustaría saber cómo esta su casita?… de lámina negra, que cuando llueve gotea y moja su cuerpo. ¡Cabroncito!”, amenazó el guerrerense.

“Para Morena son sus enemigos del 2006, entonces para ellos, los que cometieron los fraudes son esas autoridades, desgraciadamente eso es malo para la democracia porque el árbitro tiene que tener esa confianza de que todos van a aceptar los resultados de juego”, sostiene Francisco Parra, politólogo del ITAM.

Por la tarde, diversos actores políticos, analistas y abogados condenaron los amagos de Salgado y pidieron protección para los consejeros electorales, en tanto que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió “mantener las diferencias dentro de la legalidad y el respeto mutuo, tanto a las instituciones, como a los servidores públicos”.

El Consejo General del INE sesionará esta tarde a las 18:00 horas para acatar la sentencia que emitió el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en el sentido de reformular las sanciones en contra de los precandidatos de Morena a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán.

Las críticas contra el INE no solo proceden desde Morena, también del presidente Andrés Manuel López Obrador. Desde antes que llegara a la presidencia de la República puso en duda su imparcialidad, el se ha asumido como el “guardián de la elecciones” y hace unos días omitió invitarlo al árbitro electoral a la firma del Acuerdo Nacional por la Democracia, que el presidente firmó con gobernadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here