IMG_7646

Durante su visita a Corea del Sur Trump asegura que “resolverán todo”

UnoTv.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó este martes a Corea del Sur, en la segunda etapa de su gira asiática, prometiendo “resolverlo todo” pese a las marcadas divergencias con Seúl sobre la cuestión nuclear norcoreana, luego pasar tres días en Japón, donde aseguró el apoyo pleno del primer ministro Shinzo Abe para su estrategia con Corea del Norte de mantener “todas las opciones sobre la mesa”.

El avión presidencial Air Force One aterrizó poco antes de las 12:30 hora local, (03:30 GMT) en la base aérea de Osan, cerca de Seúl, donde el mandatario y su esposa Melania fueron recibidos por la ministra coreana de Relaciones Exteriores, Kang Kyung-Wha, señalando que “al final, encontraremos una solución al problema norcoreano”.

A través de su cuenta personal de Twitter, Trump posteó un mensaje que decía: “Preparándome para viajar a Corea del Sur y encontrarme con el presidente Moon, un distinguido caballero. ¡Vamos a resolverlo todo!”.

El tono de este mensaje marcó un fuerte contraste con unas declaraciones anteriores, en las que el presidente estadounidense calificó la estrategia de Moon como un “apaciguamiento”, en una relación que es notablemente más fría que con el primer ministro japonés.

Por su parte, el presidente surcoreano, Moon Jae-In, cuyo país está al alcance de la artillería de Corea del Norte, ha pedido que no se inicie ninguna acción militar en la península sin el consentimiento de Seúl.

Pese a todo, Corea del Sur desplegó la alfombra roja para recibir a Trump, en la medida que busca mensajes de que la alianza entre ambos sigue vigente.

La población sudcoreana se muestra divida respecto a Donald Trump: en las calles, desde el fin de semana se han celebrado manifestaciones en contra y a favor del presidente estadounidense.

Este miércoles el presidente Trump se dirigirá al parlamento de ese país, pero no tiene previsto visitar la Zona Desmilitarizada que divide la península, un viaje que Washington descartó por considerarlo como un “cliché”.