75IP8UGEQO

La refinación de Pemex se desploma en 2017

Edgar Sigler.

Los problemas en el sistema de refinación de Pemex se dispararon en 2017, por lo que cerró el año en sus niveles más bajos de producción desde que hay registros.

El índice de paros no programados en las seis refinerías de Pemex —que mide el número de días que las plantas no pudieron funcionar por contingencias— llegó a 31.9 entre enero y agosto, frente al 26.3 que tuvo a lo largo de 2016, y el 12.7 de 2015, según datos de Pemex. Este número se encuentra además muy por encima del promedio internacional, que es de apenas un par de puntos.

El sistema de refinación cuenta con una capacidad para producir 1.6 millones de barriles de productos refinados al día, al cual se pueden agregar otros 340,000 barriles, en promedio diario, de la planta que tiene en conjunto con Shell en Deer Park, Estados Unidos.

Pemex, sin embargo, ha pasado de producir 1.1 millones de barriles en promedio diario en el territorio nacional a solo 590,000 barriles en noviembre, el último dato disponible. La compañía registró su cifra más baja en octubre, con 555,900 barriles, la menor cantidad desde que se tiene registro desde 1990.

Esta caída en la producción de petrolíferos ha orillado a Pemex a importar cerca del 80% de los combustibles automotrices que se consumen en el país, cuando en 2016 este porcentaje era del 50%.

La petrolera nacional ha explicado que la mayoría de los paros no programados se deben a problemas con el suministro de hidrógeno hacia las refinerías. Para resolverlo, Pemex adjudicó un contrato para estas tareas a la firma francesa Air Liquide el año pasado en Tula, Hidalgo, y busca replicar este proceso para otras plantas, con el fin de lograr ahorros y eficiencias.