Johan es un niño hondureño de 1 año de edad, separado de su padre migrante ilegal desde una fecha todavía desconocida, y que compareció el pasado viernes 6 de julio ante un juez de inmigración en Phoenix, ciudad capital del estado de Arizona, Estados Unidos.

  • Vestía una camisa verde, tomaba leche de un biberón, jugaba con una pequeña pelota morada que se encendía a cada rebote y pedía agua ocasionalmente.

El juez John W. Richardson dijo estar indignado por la situación legal que experimentan infantescomo resultado de la política migratoria de “tolerancia cero” emanada del presidente estadounidense Donald Trump. Johan esperó una hora para pasar con el magistrado; pedía agua y jugaba con una pelota.

Me avergüenza hacer la pregunta, desconozco a quién se la explicarían, a menos que crean que un niño de 1 año puede aprender la ley de inmigración”. John W. Richardson, juez de migración.

Richardson informó que el padre y la madre de Johan se encuentran en Honduras después que los deportaron con el engaño de que podrían llevarse a su hijo, quien por ratos en la comparecencia traía zapatos, luego sólo calcetines. Permaneció en silencio y calma la mayor parte de la audiencia.

Aunque lloró en forma histérica durante segundos que una empleada lo entregó a otra persona mientras ponía en orden la pañalera. El niño está en custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos en Arizona”.

Johan recibió una orden de salida voluntaria que le permitirá al gobierno enviarlo por avión a Honduras para reunirse con su familia.

Un caso similar, pero de un niño guatemalteco

En otro caso, Richardson preguntó a un niño de Guatemala vestido con chaleco y corbata cuántos años tenía. El pequeño levantó su mano abierta (5 años). “¿Qué te parece regresar a Guatemala?”, preguntó el juez al niño. El gobierno tiene que reunir a niños menores de 5 años con sus padres, a más tardar, este martes.

El problema de la separación familiar es de particular urgencia para los padres de niños pequeños que requieren mayor cuidado de sus padres. Los estudios muestran que el estrés a muy temprana edad puede crear problemas emocionales e incluso físicos para toda la vida.

El tema de Christian Granados

El hondureño Christian Granados fue separado de su hija de también 5 años, Cristhy, por más de un mes después que fueron detenidos en El Paso, Texas. La pequeña fue llevada a un centro de detención en Chicago, mientras que él fue liberado el 24 de junio a la espera de una respuesta a su petición de asilo.

Granados intenta ayudar en el proceso mudándose con familiares en Fort Mill, Carolina del Sur, pero ahora teme que no pueda pagar el boleto de aviónpara que su hija vuelva con él.

Dijo que las autoridades le pidieron mil 250 dólares para enviarla por avión desde Chicago: “No he sentido la felicidad que debería sentir estando aquí en Estados Unidos”, dijo Granados. “Estaré feliz cuando tenga a mi hija conmigo”. Ciudadanos de Honduras, Guatemala y El Salvador son los principales protagonistas de estos casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here