Rescatistas italianos trabajaban el jueves por tercer día consecutivo entre los escombros de un puente de una autopista que colapsó en la ciudad portuaria de Génova, en el norte de Italia, con la esperanza de encontrar sobrevivientes atrapados entre el concreto y los hierros.

Las autoridades anunciaron que el sábado por la mañana se celebrará un funeral de estado por las víctimas en la ciudad y declararon un día de luto nacional. La ceremonia religiosa estará oficiada por el cardenal Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova.

Al menos 39 personas fallecieronen el derrumbe registrado el pasado martes, pero se desconoce la cifra de desaparecidos.

Las autoridades locales explicaron que están recopilando datos de las personas cuyos familiares o amigos están desaparecidos, pero añadieron que por el momento se desconoce cuántos autos circulaban por el puente cuando se vino abajo, por lo que no pueden prever cuántas personas podrían estar atrapadas entre los escombros.

“Las operaciones de búsqueda y rescate continuarán hasta que encontremos a todas las personas que figuran como desaparecidas”, dijo Sonia Noci, vocera de los bomberos de Génova.

El gobierno de Italia aprobó el miércoles una declaración de estado de emergencia por 12 meses para la zona, y el primer ministro, Giuseppe Conte, dijo que su ejecutivo no esperará a que la fiscalía termine su pesquisa para retirar la concesión a la principal empresa privada de mantenimiento de las autopistas italianas, Atlantia.

El incidente se produjo a mediodía del martes, en la víspera del feriado más importante del verano en Italia, cuando el tránsito era especialmente intenso en este puente levantado hace 51 años y que une dos autovías, una hacia Francia y otra a Milán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here