La inflación de México subió en junio más de lo esperado aunque todavía dentro del rango objetivo de Banco de México (Banxico), lo que podría darle a la autoridad monetaria margen de maniobra para seguir recortando la tasa referencial.

El índice de precios al consumidor arrojó una tasa anual de un 3.33%, comparado con un 2.84% en mayo, según datos divulgados este jueves por el instituto de estadística (INEGI), y frente a un 3.20% que esperaban analistas en un sondeo de Reuters.

Solo en el mes, los precios al consumidor subieron un 0.55%, el mayor incremento bajo esta medida en 2020, influido principalmente por el alza en los precios de las gasolinas, el gas y algunos alimentos como el pollo.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, aumentó un 3.71% a tasa anual y un 0.37% en el mes.

“Ni siquiera una recesión con caída de cerca de 10% ha logrado domar la inflación por abajo de 3%. En junio la general sube a 3.33% y la subyacente a 3.71%. Fuera de los enérgicos, que siguen a la alza, la recesión no ha deprimido a los precios subyacentes”, escribió en Twitter Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analitycs.

El objetivo de inflación que mantiene Banxico es del 3%, con un rango de variabilidad de +/- 1%, según documentos de la entidad monetaria publicados en su página de internet.

El Banco de México ha recortado la tasa de referencia en 325 puntos base desde agosto del año pasado hasta su nivel actual de un 5% y algunos analistas anticipan que siga bajando el resto del año hasta un 4%, ante un débil panorama para la economía local.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here